Los Madriles

Como ya os anticipaba en la entrada anterior, Jezabel y yo nos fuimos a la capital de Ehpaña. Ella ya ha posteado un breve resumen del viaje, pero yo poseo algunas fotos, así que permitidme contar mi versión. Espero que Jez cuelgue las suyas en algún momento...
Como bien dice ella, empezamos mal. ¿a quién se le ocurriría que el 29 de diciembre es un buen día opara ir a Madrid? Evidentemente a demasiada gente. Maldijimos a todos los usuarios de RENFE, a RENFE en concreto, y decidimos ir en mi coche.

Después de pasarme por el Google Maps para ver la ruta (quienes, por cierto, recomiendan ir por la a A-50 todavía en construcción...), Jez y yo nos montamos en el coche para vivir la aventura más increíble jamás contada. Bueno, o casi.

Esto es el futuro: te recomiendan rutas antes de que sean válidas...

Entrar en Madrid, para los que no lo hayáis intentado, es peor de lo que cuentan. Medio millón de coches madrileños moviéndose de allá para acá, tropecientas salidas todas ellas igual de atractivas, un túnel de no-sé-cuántos kilómetros por debajo de la ciudad, cambios de 5 o 6 carriles en menos de 500 metros atravesando la marabunta madrileña, taxistas locos yendo sin dirección definida aparente... Todo aquél que me conoce al volante sabe que soy un conductor colérico (pienso que todos los conductores, salvo yo, son un peligro potencial para mi seguridad. Y os aseguro que no me lo callo). Quien haya conducido por Salamanca me dará la razón.

Total, que conseguimos contactar con Copépodo por teléfono móvil. Con un folio pegado al parabrisas que ponía "COPÉPODO" bien grande, serpenteamos por las calles hasta encontrarle. Tras otro par de vueltas imposibles, nos llevó a un aparcamiento en el que dejar el coche, y de allí nos dirigimos andando a la casa en la que viven Alfie y él.

Acuario impoluto a la entrada, libros y más libros dispuestos en doble fila en las estanterías, multitud de películas, una pequeña cocina... Lo mejor:

Darwin es el peluche de la izquierda...

Ah, y no olvidemos que Copépodo organiza cada año los Copepod Awards, asín que:

Mirada malévola de maestro del mal...
...mientras se toma su té en su taza favorita.

Después de que él nos informara de que las colas para la exposición starwareña eran kilométricas, pillamos las entradas por internet. Llegó Alfie y nos fuimos a comer a un oriental (en serio, es la primera vez que veo a alguien comerse voluntariamente el jengibre alcoholizado que ponen con el sushi...). Y de allí a la expo.

Sí: mucha cola. Muchísima cola. Pero como nosotros somos así de guays, una chica de la organización nos hizo saltar toda la cola y entrar sin esperar, para pasmo horrorizado y miradas de ira de TODOS los integrantes de la cola.

Yo y mis tres aprendices: Darth Jez, Darth Alfie y Darth Copepod.

Había de todo.
  • Seres inquietantes:
Los androides son los de detrás, por si os cabe alguna duda.

  • Combates entre cazas estelares:
¡Payum! ¡Payum!

  • Paisajes agrestes:
Tarky, tu familia no te olvida.

  • Concesionarios:
Y aquí vemos a Jezabel, vistiendo a la moda de Coruscant, delante de este flamante speeder último modelo.
Ahora puede ser suyo por 2000 créditos estándar.
O por sólo 1500 sin nuestra estupenda modelo...

  • Descripciones exhaustivas:
Que alguien me lo explique...

  • Regalos de todo tipo:

¡Sí! ¡Lleva un trilobite por escudo!

Por la noche frikeamos un poco, pues les estuvimos comentando a los dos las fenomenales ventajas del rol. Descubrimos los mejillones en escabeche con patatas fritas de bolsa y vimos la peli de Padre de Familia sobre Star Wars. Dormimos en una restform (bueno, Jez durmió en ella. Yo al sofá) y nos levantamos tarde. Visitamos algunas tiendas de rol (el frikiturismo es algo en lo que Lanarch nos inició y de lo que no podemos deshacernos), consiguiendo alguna cosilla interesante.

Por la tarde Copépodo nos llevó de visita. El pobre Alfie estaba malito, así que se quedó en casa tapado por una manta. Estaba de un adorable... Pues eso, que visitamos un poco el Madrid de los Austrias. Me quedé flipado con el metro de Madrid. O más bien con la gente que lo utilizaba: todos con mucha, mucha prisa, dejando sitio inmediatamente a los que subían las escaleras mecánicas andando. Era increíble la sensación de bajar al metro, salir en otra parte de Madrid, volver al metro, salir en otro sitio... Parecía que cada vez que salías del trenecito aparecieras en otra ciudad diferente. Si Copépodo nos llega a abandonar Jez y yo hubiésemos salido en las páginas de Sucesos de los periódicos. Jez comentó, con acierto, que se sentía como Paco Martínez Soria en La Ciudad no es Para Mí. Os ahorarré fotos típicas y, en cambio, os colgaré alguna cosa rara que nos encontramos paseando:

Nunca imaginé que en pleno Madrid uno pudiese encontrar un templo egipcio.

Regentado por mi primo Orofëa, druida donde los haya.

Dedicado a Seifer. Seguro que él ya tiene en su casa este arbolito.

Ya de noche, sobre las 7, salimos para Salamanca. Copépodo me dejó un libro de relatos de sci-fi, Axiomático, de Greg Egan. Lo suyo es que NO se me olvide devolvérselo (todavía no lo he terminado, y me está gustando mucho lo que llevo de él), pero por si las moscas, Copépodo me puso un post-it en la primera página:

Me dan ganas de no devolverlo, sólo para recibir su visita.
Quien todavía no conozca a esta gran persona, que pinche aquí.

Como os podíais imaginar nos volvimos a perder. Aunque no fue culpa mía... Llegamos a Salamanca sanos y salvos, habiendo pasado dos días en una ciudad de locos con dos personas excepcionales. Espero que Alfie y Copépodo nos vengan a visitar a Charrolandia dentro de poco.



.

16 errantes soñaron:

Seifer dijo...

El árbol es extremadamente impresionante. XD No, no lo tengo, pero ya se que pedirle al gordo de rojo el año que viene.

Y por lo demás, estupendo que os lo hayaís pasando bien. Que viva el frikiturismo xD

Jezabel dijo...

¡Has puesto todas las cosas guays! Jo, lo del Señor de las Bestias era mío. A ver qué pongo yo ahora cuando baje las fotos.

Lanarch dijo...

¡Jajaja! ¡Al fin el Copépodo tiene cara! (y taza XD )

> Todo aquél que me conoce al volante sabe que soy un conductor colérico

Jaja, colérico dice XDDD

(pero sí, conociendo lo de Salamanca hasta yo me volvería colérico XD )

> Tarky, tu familia no te olvida.

XDDDDDD

> Y aquí vemos a Jezabel, vistiendo a la moda de Coruscant, delante de este flamante speeder último modelo.

¡Buenorra! ¡Qué sonrisa, qué estilo, qué panetones! :P

> Me quedé flipado con el metro de Madrid. (...)

Jejeje, lo del metro se hace raro. Para mí Madrid es una serie de ciudades interconectadas. Te metes al subsuelo y sales en otra. Y lo de que la gente se aparte en las escaleras es acojonante, luego vuelvo a Pucela y me pongo negro con los subnormales que se quedan tan panchos en tól medio del autobús (tú serás conductor colérico, pero yo soy autobusero colérico XD ).

> Me dan ganas de no devolverlo, sólo para recibir su visita.

¡Tyler-Pepe! ¡Qué grande! XD

Jezabel dijo...

Lanarch: deja tranquilos mis panetones o hablaré con Tyler-Pepe para que te haga una visita.

Radagast dijo...

Jez, eso sólo logrará que Lanarch hable más de tus panetones.

Unos panetones deliciosos, por cierto...

Jezabel dijo...

¡Vale yaaaa!

Barbijaputa dijo...

Jo0o0o0 yo quiero frikiturismear también!!!

La cara de Copépodo con la taza es genial!! JAjAJAA

Mi Jezabel se parece a la mala de Blancanieves cuando sonríe!! Y qué pelo tan largo!

Y Radagast, tú dónde estás?

>>Dormimos en una restform (bueno, Jez durmió en ella. Yo al sofá)

Jajaaajjaajaajajaa!!

Jezabel dijo...

Barbija, qué cosas más bonitas me dices. Lo de que me parezco a la bruja de Blancanieves me ha llegado al alma... aunque lo más curioso de mi pelo no es su longitud, sino su tendencia a peinarse él solo a lo afro. Creo que fotos de Radagast tengo yo,pero me las he dejado en Salamanca, así que hasta la vuelta de Navidades, nada.

Siesp... dijo...

Radagast, no te pierdas el post, recien calentito, de MJS: http://charlatanes.blogspot.com/2009/01/andanzas-del-ateobs.html
¿Sabes?, creo que en tu porcentaje de personas gilipollas en mi blog te quedas pelín corto, :)
Y te afirmo que yo mismo me quedé "muerto" cuando a los 5 minutos de postear me respondió el tal lelo, o lolo, jajajaja. De verdad que debo tener algún poder, alguna virtud paranormal jajajaja jajajaja para haber adivinado eso con mi profecía jajajaja
Un abrazo, genio.

Siesp... dijo...

ACLARACIÓN:
El segundo párrafo de mi comentario anterior puede que se entienda mal. Me refiero que Radagast afirma en un comentario en mi blog que hay un 80 por cien de gilipollas en el mundo, y yo se lo comento. No me refiero a los que aparecen por mi blog, ¡Por Dios!, ¡O por San Ateo!, jejeje.
Entiéndaseme.

Radagast dijo...

Muy buena, Siesp. Por algo se empieza. Si los católicos voceras no hacen más que publicitar su religión a los cuatro vientos, ya es hora de que los ateos hagan algo similar. Se acabó lo de estar calladito.

Gracias por la aclaración. Ya sabes que por la red los hay muy tiquismiquis.

copepodo dijo...

¿cómo es posible que se me pasara esto? ¡No me di cuenta de que hubo reseña madrileña! Qué recuerdos tan buenos, qué bien nos lo pasamos. Lo mejor fue lo de entrar sin esperar usando la fuerza, qué sensación de poderío, qué maravilla.

No te preocupes por Tyler-Pepe, si su presencia es motivo de agrado irá a recoger el libro él mismo.

¡Un abrazo!

Radagast dijo...

Eso espero Copépodo.
¡No tardéis en echarnos una visita!

videodromo dijo...

No sé por qué, qué coincidencia, tu publicas este post y nosotros estamos otra vez dándole a la couldina instant, al sinus en la almohada y al propolio. Al final os voya tener miedo.
me alegro qeu os lo pasaráis bien, siento de no haber podido disfrutar de vuestro paseo, y siento mucho que Jezabel se haya pillado la gripe, sí fue culpa mía, pero si quiere le envio al Doctor Menguele que le dará una amplia cobertura sanitaria, usted sabe.

Jezabel dijo...

¡¡¡¡Síii, viva el Dr Menguele!!! Y ya sabéis, chicos, los cereales no engordan. Que lo han dicho en Saber vivir.

Radagast dijo...

Videodromo, este post lleva medio mes... hmmm, creí que me leías más a menudo, aunque no dejaras comentarios (yo, tengo que reconocerlo, no te dejo casi ninguno, pero es que no sé qué comentar: los comentarios ya los haces tú en los post que publicas).

Supongo que la gripe que os ha vuelto a dar responde al justo castigo que Rosendo (alabado sea) ha desatado sobre vosotros...

No obstante, si el Dr. Menguele viene a Salamanca, acompañado por Tyler-Pepe, te perdonaré bien perdonado. Jezabel y yo os llevaremos a ver cosas realmente aberrantes por la capital charrolandina y os mimaremos mucho.