Mierda de gente

El episodio del coche no termina.
Hoy por la mañana mi madre estaba de mal humor. Le han llamado los del seguro (los del telefonito rojo ése que hace turú-turú-turú...), concretamente una señora de lo más borde que no le ha dejado hablar, diciéndole basicamente que: "Descontando tal, y tal, y tal, y tal, y teniendo en cuenta la valoración de nuestro experto perito, se le reembolsarán X euros".
Y, ¿cuánto es X? Pues menos de la mitad que lo que nos dieron por el R-21. Por un coche diez años más moderno, diez veces mejor, en absoluto perfecto estado (antes del accidente, claro) nos dan menos. ¡Menos! ¿Pero qué hostias entiendes tú por "Seguro a Todo Riesgo", cabrón? No te digo que pagues el coche entero, que por cierto ya se ha pagado con creces con los recibitos que mandas todos los años al banco, pero es que es tener jeta, macho, el que valores el coche en una suma realmente ridícula, que nos descuentes del pago el traslado en la grúa, que nos descuentes también el valor de las piezas en el desguace (que, siendo chatarra y al peso, calculo yo unos... ¿100 €?), etc, etc. Espera, que como se te vaya la pinza también nos descuentas el arreglo de los desperfectos en el maldito quitamiedos. ¡Ah, no! Que ya estabas avisado de eso expresamente. Qué bien, oye. Tranquilo me dejas. Y es que no es lo mismo joder a base de bien a un particular que al Estado, ¿eh?

Hay profesiones de las que uno no debería sentirse orgulloso. Profesiones que tratan, básicamente, de lucrarse con desgracias y sacarles los cuartos (pero muchos cuartos) a la gente que ha sufrido percances, para que sufran aún más. Como los abogados especializados en divorcios, los "sanadores" homeoputas o los que dirigen los tanatorios. Pero los que se llevan la palma son los que trabajan en una Aseguradora. Todos. A ésos no se les salta ningún recibo que cobrar. Pero ninguno. Ahora, ay amigo, en el momento de pagar los desperfectos que aseguran todo son excepciones, cláusulas, letra pequeña, no-me-he-enterado, me-dan-igual-tus-problemas...

El año pasado tuvimos un pequeño problema con nuestra casa.
Las tuberías empezaron a picarse, jodiendo todo el sistema de fontanería, la caldera del gas, el parqué, los techos... Además, los de Ibertrola tuvieron una "sobretensión" (así lo llamaron ellos), que nos jodió la mitad de los aparatos electrónicos (microondas, ordenadores, teles, la puerta del garaje...). Más de medio año, (sí, habéis leído bien) para que los del puto erizo mandaran a alguien, que no lo mandan, que ya nos llaman, que no-sé-qué, que no-sé-cuál, que llamen ustedes a un chapuzas que ya les pagamos nosotros las facturas, que no se las pagamos, que sí, que el año que viene pasamos de asegurarles en nuestra compañía... Más de medio año a veces con agua caliente, a veces no (menos mal que estábamos en verano). Sin poder abrir el garaje, la información de algún disco duro perdida e irrecuperable, un nuevo microondas...
¿Y quién paga los perjuicios a mayores de las facturas? ¿Y quén paga los perjuicios que te ocasiona el que has contratado para asegurarte? ¿Ellos? ¿Pagar? Venga, tronco, estás de coña. "Estamos en crisis". Crisis su jodida madre, que para que ellos no pierdan el dinero (que es que pobrecitos, fíjate, que no tienen un duro y van a tener que vender su segundo yate) se lo quitan a los que les han contratado. Es que es de chiste. Es lo mejor del liberalismo económico: para que las empresas grandes no sufran, les pasan el muerto a la base del sistema.

¿Y en este tipo de sociedad se busca el "Estado de Bienestar"? ¿El bienestar de quién? ¿De los cuatro ricachones que cuentan fajos de billetes de 500 € como otros lo hacen con monedas de 50 céntimos? Esperad, que creo que la respuesta es . Definitivamente: el mundo estará lleno de seres humanos (6000 millones, dicen, una verdadera plaga) pero no veo yo a muchas personas.

Aseguradoras: dais asco, pero que mucho asco.

.

5 errantes soñaron:

Barbijaputa dijo...

Amén.

Jezabel dijo...

Cariño. Pobre pelusito mío.

Daniel dijo...

PERO K HIJOS DE PUTA


*Danonino*

Lanarch dijo...

Alguien que no recuerdo me contó una anécdota muy graciosa. Tuvieron un pequeño incendio en casa y tuvieron que repintar la cocina. Pero según el seguro, ellos solo pagaban la pintura de las paredes. El techo no es una pared, por tanto no pagamos.

Por cierto, capto la ira en tu último párrafo... acércate al lado anarcosindicalista de la fuerza... te harán descuento por ser mi primo...

Radagast dijo...

Y me darán una galleta gratis??

La Iraa me embargó mientras iba escribiendo la entrada.
Vaya cara se les debió a los del incendio...