Presupuesto para la Ciencia española: CERO

¿Vives entre barras o entre estrellas?

Me levanto tranquilamente, me hago el desayuno y le preparo la comida a mi querida Oscura Majestad.
Me siento frente al ordenador con mi café con leche a leer la prensa para enterarme de las cosas que pasan.
Y pasa esto.
Ya está, ya lo han hecho.
Cadenas a la libre circulación de información. Amparándose en la lucha contra la piratería, sin duda un gran problema para las empresas multinacionales que se lucran de mala manera con el trabajo intelectual de otros, a los que pagan una miseria, el FBI ha cerrado uno de los principales servidores de almacenamiento de datos: Megaupload. Sí, el mismo Megaupload, junto con su portal hermano Megavideo (a ver ahora cuánto tardan en chapar Youtube...).


¿De verdad pensáis, personas que vivís vuestras vidas con tranquilidad, que esto no importa? ¿De verdad pensáis que el acceso a la información debería estar vedado? Porque eso es lo que están haciendo. Y lo que están consiguiendo.
La mayor herramienta diseñada jamás capaz de traer la igualdad a todo el mundo, de llevar la información que se intenta ocultar, de luchar contra la ignorancia... ¿¡y os parece normal que le echen candados cada dos por tres!?


Internet debe ser libre. Libre de mentirosos, de estafadores, de políticos, de hijos de puta que, después de todo, no quieren hacer otra cosa que encadenar la voluntad de nuestros hijos ahora y siempre.
No se trata, por favor, de luchar por conseguir bajarte las últimas películas o las discografías más modernas. No, joder, no se trata de eso. O de que muchísima gente como yo tuviéramos ahí almacenados contenidos de nuestra propiedad y que ahora se han perdido... o hayan pasado a estar controlados por un gobierno totalitario. Por favor, depertad y ved más allá de las florecitas y lucecitas que ponen ante vuestros sentidos para ocultar la soberana mierda putrefacta que os están haciendo tragar.
Se tata de luchar por la libertad de información, por la libertad de hablar, de decir lo que nos dé la gana y con quien nos dé la gana. De saber, de conocer, de intercambiar opiniones, valores, información, verdades. Se trata de una auténtica y demoledora globalización global, valga la tontería, en contraposición a la usamericanización mercantil que nos quieren (que nos dejamos) imponer. Que están consiguiendo imponer, vaya.

Y, nuevamente: el Dinero y el Control de Masas se imponen sobre la Libertad.
Vosotros... ¿vivís entre Barras o entre Estrellas?


El gran Nach vuelve de nuevo para echarme una mano.

Editado a las 11:02: navegando por ahí he visto este vídeo musical sobre el acontecimiento. Por lo menos me ha arrancado una sonrisa. Por favor, dedicadle 72 minutos de silencio a la memoria de otra lápida sobre la tumba de la Libertad.

No es buena... pero es pegadiza.
.

Entradas relacionadas: Cadenas a la libertad, Carta a Alejandro Sanz, ¿Qué fue de Carmen Sandiego?, El Día de "Dibuja a Mahoma".

Idiotización por decreto

De un tiempo a esta parte estoy teniendo una serie de discusiones/intercambio de ideas respecto a la educación. Y es que eso de empollarte (de nuevo) los libros de texto y apuntes de BUP y COU para dar clases particulares te acerca a una etapa de la vida que ya creías haber pasado.

Todos sabemos que en España (y en la mayor parte del mundo occidental) el modelo educacional es pésimo y siempre, salvo contadas y mínimas excepciones, ha sido pésimo. No se trata de que los de EGB sepamos más que los de ESO, no. O al menos no directamente. Se trata del planteamiento.

Formar a la futura generación siempre ha sido una responsabilidad para el gobierno estatal. Desde hace más o menos 150 años. Eso es así, pero... ¿formarles para qué? Éste es el punto. Y es una de las líneas que dividen políticas. Porque todos los poderes consideran que el cómo se desarrollen los niños, la futura generación, es básico para el futuro del Estado.


Y ahí es cuando se les ve el plumero a casi todos. Porque la mayoría quiere un mundo mejor, un mundo más feliz, con mayor bienestar... y para la mayoría eso significa zombificarles. Un Estado mejor significa un Estado en el que la élite del momento (ahora está de moda la plutocracia, pero en otro momento se puede llevar cualquier otra) se autoperpetúe el máximo tiempo posible, y para ello nada mejor que una masa, el 90-95% de la población, que no se preocupe por nada, que no quiera saber nada, que no tenga ninguna curiosidad. En definitiva, una masa de población feliz es una masa de población que no dé problemas porque no ya no quiera, sino porque ni siquiera se le ocurra querer.

La ignorancia es la felicidad. Y la ignorancia por decreto es la utopía gubernamental.
Sólo que ya no es una utopía.
Hemos conseguido una generación de niños que están tan cerca de la idiotización como puede ser posible sin acudir a métodos químicos o recurrir a la cirugía.

Os dejo con parte de un documental de Ken Robinson, un educador y divulgador británico, sobre el cambio de paradigmas en educación. Insisto en que sólo es una parte, pero es muy representativa.

 
Se trata del audio original explicado mediante scribing.
.

Entradas relacionadas: Cadenas a la libertad, ¿Y qué contestas tú a esto?, Falacias y periodismo, Manifestación Atea, La burbuja eclesiástica.

Año de perros... año de cuervos

Hola, hola a todo el mundo.
¿A que ya no pensabais que apareciera? Jejeje. Ando tan descolgado de la red que ya ni recuerdo como funciona blogspot...

Vaya año, ¿verdad?
Sin duda ha sido un año digno de recordar. ¿Olvidar, decís? No, no: hay cosas que hay que grabar en la memoria.

Ha sido el año de la revolución de la masa votante. ¿Sirvió para algo? No, la verdad, o no parece, pero bueno... Hemos ido de mal en peor en casi todos los ámbitos de la vida. Un país casi en bancarrota y lleno de gente rica. No entiendo cómo no se les cae la cara de vergüenza.

Ya lo plasmó Quino, y sigue teniendo toda la razón.

Ha sido el año de la visita del Jefe de Estado del único país teocrático de Europa, la visita de la cabeza de la ICAR. Su visita fue pagada por todos los españoles, cristianos o no, y seguimos pagándola. Aquel día vimos cómo una cruz es capaz de hacer que la policía estatal se quede quietecita. Aquellos días vimos la decencia, el civismo y el buen saber hacer de miles de papaflautas. ¿Alguien lo dudaba?

Radagast el peligroso antisistema.

Ha sido el año en que décadas de luchas sociales, de conseguir que la libertad, la igualdad y la  fraternidad no fueran meros conceptos y sí realidades... se vienen abajo por culpa de los plutócratas. A quienes encima vamos a tener que estar agradecidos por jodernos sin parar. Los recortes han empezado y no se detendrán durante todo el año que viene. ¿El Fin del Mundo? No sé si será cierto (vale, no lo es,  lo dicho no es más que un recursos estilístico), pero está  claro que nada de un final a bombo y platillo. Como irónica declaración de intenciones de la especie Homo sapiens, el final de la civilización será un calco de su desarrollo: un reptar por el fango de la ignominia, alimentándonos de nuestros hermanos y hermanas, sacrificando nuestros hijos y nuestras vidas en el altar del Poderoso Caballero, dios omnipotente y único de verdad.
(Si me esfierzo un poco más creo que puedo reescribir el Apocalipsis como un auténtico profeta de la condenación, ¿eh? Es mejor reír que llorar... Dicen).

Sin empleo, sin dinero, sin educación, sin sanidad, sin investigación...

Ha sido el año enésimo seguido en el que más y más pruebas del Cambio Global se ponen sobre la mesa. Ni siquiera hacen parpadear a los políticos.

Tomada por mí mismo.
Ahora, señora Botella, lávese la boca y reconozca la verdad.

Ha sido el año de mi estancia en la Villa y Corte. Por un lado he conocido muy buena gente y he vivido de verdad en pareja con la que quiero que me coja de la mano cuando mi piel sea pura arruga.
Por otro lado he visto y sufrido más decepciones que en mis 29 años anteriores de vida.

Un tanto dramático, lo sé...
pero todos los de mi quinta hemos estado así en algún momento de estos meses.

Ha sido el año en que grandes mujeres de la historia nos han dejado.
Sí, han muerto Elizabeth Taylor y Amy Winehouse, pero no han sido las únicas mujeres famosas que han muerto. De hecho la desaparición de estas dos de las grandes no me conmovieron ni una milésima parte de lo que lo hizo la de dos mujeres verdaderamente claves en mi vida.
Hablo de dos verdaderas e indiscutidas diosas: Anne McCaffrey y Lynn Margulis. Dos mujeres sin las que el desarrollo de mi mente no hubiera sido el mismo ni de lejos. ¿Y quién se acuerda de ellas? Próximamente, y en papel, tendré el honor de hacerle un pequeño tributo a la bióloga que en 1967 consiguió, tras años de pelearse con las instituciones, revolucionar la Historia de la Vida.

Vuestro legado jamás morirá... ¡a través de la Niebla, el Fuego y las Hebras!

Ha sido el año del tercer aniversario del pequeño, pero ambicioso, proyecto llamado Alkaid Ediciones. Ahí seguimos, como podemos, preparados para dar el salto a la publicación digital. Gracias a todos los que nos leen y que son los que de verdad contribuyen a que podamos seguir divulgando cultura por el mundo hispanohablante (y un poco más allá también).

Ha sido un año en el que he dejado este blog un tanto abandonado, un año en el que mis visitas virtuales a espacios amigos han sido con cuentagotas.
Y lo lamento muchísimo.
No porque no os siga leyendo, que lo hago, sino porque no os visite y os deje unas palabras, que sé la ilusión que hace escribir y que te escriban. Como propósito de Año Nuevo prometo cambiar esa tendencia, así que, queridos desconcoidos no tan desconocidos, pronto me tendréis por ahí, dando la murga como siempre, jeje.

.

Entradas relacionadas: Mensaje de Su Majestad, Vader, Buena salida... y mejor entrada.