PJs de mi vida: Hoke n'Bab

  • Juego: La Guerra de las Galaxias, el Juego de Rol.
  • Raza: noghri.
  • Edad: 29 años estándar.
  • Concepto: ex-comando de la muerte.
  • Decripción: 1'20 metros de altura, piel gris acero, sin pelo, ojos muy grandes y oscuros, olfato y oído extremadamente sensibles, mandíbula prominente repleta de afilados dientes, garras retráctiles, ágil y silencioso cual ninja. Una imagen de pesadilla. El perfecto depredador.
Hoke n'Bab, del clan Thaknoor, comenzó su existencia como cualquier noghri: reverenciando a Darth Vader por haber salvado su primitivo planeta de un desastre ecológico provocado por una batalla estelar durante las Guerras Clon. Como agradecimiento, todos los jóvenes noghris, varones y hembras, se alistan bajo su mando como asesinos profesionales. Cuando el Imperio quiere que una misión de infiltración, sabotaje, secuestro o asesinato salga bien, siempre envía a los Comandos de la Muerte noghris. Su existencia es Alto Secreto. Nadie les ve, nadie les oye. Nunca fallan.
Hoke n'Bab era un idealista. El concepto del honor en su pueblo está a la altura de seres como los wookies o los togorianos, así que sus servicios como asesinos sólo eran una forma de pagar los arreglos ambientales que el Imperio estaba llevando a cabo en Honoghr. Pero Hoke n'Bab iba más allá. Creía firmemente en los ideales del Nuevo Orden del Emperador Palpatine. Casi se le podía considerar un fanático imperial. Sus logros hicieron que escalara en la jerarquía de tan mortal regimiento con una velocidad pasmosa. Eso fue su perdición.
Cuando consiguió capitanear el mejor de todos los grupos de comandos, el Escuadrón Susurro, se encontró con que podía manejar gran cantidad de información (para un noghri) de alto nivel. Las habilidades de su escuadrón, centradas sobre todo en infiltración y sabotaje de grupos rebeldes muy esquivos, hacián que siempre fuesen de los priemrso por los que pasaba la información. casi nunca le hacían caso: su misión no era leer, sino matar. Pero he aquí que durante una misión llegó a las manos de Hoke n'Bab un disco "rescatado" a un infiltardo rebelde procedente del Alto Mando del Ubictorado Imperial: algo que cambiaría radicalmente su concepción del universo. El Imperio no sólo no estaba arreglando la devastada superficie de Honoghr, sino que continuaba envenenándola para asegurarse el servicio continuo de las mejores máquinas de matar de la galaxia. Estupefacto, comprobó las reseñas de la entrada de datos. Al verificar la información su furia no conoció límites. Pero cuando un noghri se enfurece, su comportamiento se vuelve glacial y calculador. Sabía que nadie de su pueblo le creería, ya que el noghri medio no entendía de tecnología más allá del pulimento de la piedra para hacer armas. Él sabía, pero no se lo podía decir a nadie. Tomó una decisión que fue meditada durante casi un año.
Asesinó a todos los integrantes de su escuadrón y huyó.
Sabía más de la todavía clandestina y recién nacida Alianza Rebelde que cualquier otro ciudadano imperial, incluso que muchos de los mandos medios de la Armada o hasta del Ubictorado. Por lo tanto sabía dónde era probable encontrar a los jefes de la Rebelión. Para acercarse a ellos frustró un asesinato contra Freya Dalmain, una estratega septuagenaria que se ganó la fama durante la caída de la Antigua República, y que ahora había puesto su mente al servicio de la Alianza.
Ahí comenzó su vida como delincuente. Un idealista con una nueva bandera que defender. Después de demostrar sus habilidades, entró a formar parte de un ecléctico grupo especializado en misiones suicidas. Sus compañeros eran: Roargroath, un guerrero wookie con una increíble pericia en el manejo de las armas; Lukas Malvine, un humano de mediana edad con una gran experiencia en el pilotaje de naves estelares; y Rueko, un ladino twi'lek capaz de encontrar cualquier cosa necesaria en el sitio más inimaginable posible.
Los éxitos de su grupo pronto les hizo famosos dentro de la Rebelión. En una de las muchas misiones que desempeñaron, Hoke n'Bab encontró una piedra con una inscripción. A su grupo se le había pasado por alto, pero a él le llamó. Sólo se puede expresar de esa manera. Al tocarla, algo en su consciencia se inflamó. Sus sentidos se expandieron si cabe aún más, y percibió algo que después explicó como "un campo de consciencia global". Hoke n'Bab poseía una fuerte conexión con la Fuerza, y sus sentidos se habían despertado.
Nunca fue un buen Jedi. La ira que sentía hacia el Imperio atraía su alma mientras su honor tiraba de él hacia el otro lado. Nunca encontró a nadie que le enseñara. Fue un completo autodidacta. Leyó viejas leyendas e investigó el pasado de la Orden Jedi mientras estaba entre misiones. Cuando consiguió construir su primer sable de luz operativo, pues hubo varios fracasos -en uno de los cuales estuvo a punto de perder el brazo derecho-, su eficiencia se triplicó. Fue condecorado una y otra vez. la confianza que Freya Dalmain tenía en él no hacía más que aumentar.
Pero su alma estaba desgarrada en dos. Quería creer en el Código Jedi, pero su experiencia vital se lo impedía. Cuando la Luz y la Oscuridad tiran de ti con igual fuerza tu consciencia se desequilibra. Así que huyó de nuevo, pero esta vez buscando algo que le permitiera estar en paz consigo mismo y con el universo. Lo encontró. O casi.
Existió hace unos miles de años un joven Jedi llamado Baadu que fue perseguido por la Orden Jedi durante las Guerras Sith. Y no porque se pasara al lado oscuro, sino porque su ira rivalizaba con su amor por la humanidad. Sus creencias heréticas en que podía existir un equilibrio entre la Luz y la Oscuridad le valieron un juicio y un castigo: el exilio. Aún así, sus creencias no murieron con él, sino que fueron registradas por él mismo antes de su muerte, encontradas de nuevo y vueltas a sepultar. Hoke n'Bab encontró su tumba. Habló con el espíritu de Baadu. Aprendió a caminar por la línea divisoria entre el Bien y el Mal.
Pero hay un pago: la locura. Su consciencia estaba partida en dos. Se volvió reservado y arisco, aunque todavía digno de confianza. Y con una meta en su vida: acabar con el Imperio y traer de vuelta el Equilibrio.

Hoke n'Bab continúa su vida como PNJ. Todavía sirve a las órdenes de Freya Dalmain en la base rebelde de Kor Dranak, un cinturón de asteroides anodino en un sistema solar sin nombre propio perdido en el Borde Exterior. En ocasiones ha ayudado a grupos de PJs, sobre todo cuando se requería una potencia ofensiva superior a la normal, o los pasos de los jugadores les encaminaban hacia misiones de carácter místico. Todos con los que ha estado opinan lo mismo: es muy eficiente, pero pierde con frecuencia la paciencia y no hay quien aguante más de dos segundos su errática mirada. Hay quien le ha visto rebanar escuadrones enteros de Soldados de Asalto por mera diversión. Hay quien asegura haber presenciado cómo rescataba a un anciano obrero de una muerte segura en la explosión de una fábrica de androides asesinos. Hay quien le ha buscado para que le instruyera en los caminos de la Fuerza, pero Hoke n'Bab siempre les disuade. No quiere que nadie pase por lo que está pasando.
Hoke n'Bab está loco. Y lo sabe.

.

5 errantes soñaron:

Jezabel dijo...

Qué campeón, el cabroncete enano.

desilusionista dijo...

Vaya...la verdad es que a pesar de ser muy friki de star wars, no conozco nada del rol, pero he de admitir que un personaje así de carismático sólo es posible en un juego bien montado...tendré que probarlo!

Radagast dijo...

Y así, poco a poco, la Hermandad de Roleros comenzó a crecer.
Al principio sólo se veían, a escondidas, en los peores tugurios de la aldea. Ahora ya es un movimiento integrado por miles de seres, que se pasea como un tsunami por las principales ciudades del reino...
¿Eres tú uno de ellos?

desilusionista dijo...

Bueno, no conozco nada del rol de Star Wars...pero a Vampiro algo le he dado...y tengo una primera edición del Señor de los Anillos guardadito en casa (si, el libro rojo. Alabadme)

Radagast dijo...

La Guerra de las Galaxias. El Juego de Rol fue el primer juego al que jugué. A la edición vieja, claro, la de JOC.
Y es a la que continuamos jugando, aunque modificada para d10 al estilo MdT de Vampiro (más que nada porque es lo que todos los nuevos roleros conocen).
Bravo por tu SdlA rojo. Una auténtica obra de coleccionista.