Especies extraterrestres

Nota del cuervo del blogmaster: si algún habitual o eventual acierta a llegar bajo el Árbol y al ver el título del post piensa que el flipao del dueño del blog va a hablar de cine o de astronomía... ¡qué decepción se va a llevar, jejeje! Esta entrada es el resultado de muchas horas aburrido y un exceso de licor de cebada que... No, no, perdón. Quería decir que es el resultado de una sesuda reflexión y pormenorizada Búsqueda de la Verdad. Eso.

Según he estado investigando, parece que no estamos solos en nuestro planeta. Hay multitud de especies que comparten nuestra tierra, nuestro aire, nuestra agua... Desde conejitos hasta mariposas, fíjate tú. Las engendrosidades de la entrada anterior... bien... como todo el mundo sabe... en realidad no son más que...
(Wait a minute)
Experimentos.
Sí, como lo oís. ¿Qué Dios Creador, Fuente de Bondad y Dulzura, diseñaría esas alimañas repugnantes?


Porque cuando digo que compartimos nuestro planeta con muchas otras especies... en realidad quiero decir que hay multitud de especies ALIENÍGENAS entre nosotros. Sí, sí. Los documentos lo prueban una y otra vez. Los testigos irrefutables lo aseguran. Los estudiosos de este tema plantean multitud de hipótesis que, gracias al buen hacer de los entusiastas de sus seguidores, en realidad han sido comprobadas y contrastadas al más puro estilo del método científico.
Se plantea la existencia de al menos una cincuentena de razas extraterrestres que hayan visitado nuestro planeta. No sabemos si han traído la Respuesta al Sentido de la Vida, el Universo y Todo lo Demás, pero claro está que se han molestado muy mucho por pasar desapercibidos a nuestros sentidos biológicos y sensores electrónicos.


Se han planteado numerosas hipótesis para explicar tal profusión de visitantes. Una de ellas, y no la más popular pero sí una de las más interesantes, dice que la evolución de la inteligencia en el espacio exterior sigue estas fases:
  1. Conjunto neuronal simple (suponemos la formación de nodos neuronales simples).
  2. Cerebro complejo capaz de deducir (nuestro actual estadio humano).
  3. Órganos biónicos que sustenten al cerebro (permitiendo la prolongación de su vida útil).
  4. Cerebro desnudo (sustentado directamente por una máquina. Ya no hay necesidad de cuerpo).
  5. Sustitución de las neuronas por simple pensamiento energético puro (¿ángeles?).
Hay quien dice que en realidad esto no es así y que simplemente el Gran Creador estornudó un día y de cada flema salió una raza diferente... Claro que éstos son considerados unos heréticos muy peligrosos...
Sea de una manera u otra, lo cierto es que se puede dividir a estas razas en dos grupos: LOS MALOS y LOS BUENOS. Sí, parece muy simple, pero es lo que hay. Parece muy antropocéntrico... pero es que lo que nos interesa es su disposición hacia los humanos, que somos nosotros, ¿no? No, tú, el de la izquierda... Sí, sé que no eres humano. Se te ve uno de los tentáculos...
Bueno, hagamos un breve repaso (y desde luego que no muy exhaustivo) a las principales razas extraterrestres:

LOS MALOS.

Empecemos por aquí. ¿Por qué? Porque son los más conocidos. Sí, sí. Hay multitud de testimonios de abducciones, fotografías, vídeos... Y siempre, siempre, el fin es el mismo: conseguir la subyugación de la especie humana a su dominio.
Además, están mucho más atrasados mentalmente que LOS BUENOS. Sí, estas razas extraterrestres confían en una superior tecnología o en medios altamente subversivos para conseguir sus fines. Sus cerebros no están tan evolucionados como para trascender más allá de sí mismos. Por lo que, evidentemente, no pueden ser bondadosos.
Si alguien se pregunta por qué son los que más pinta asquerosa y repugnante tienen... les aseguro con la mano en el corazón que no tiene nada que ver con psicología barata para amedrentar a niños. De verdad que no...

-Los Grises.


Llamados así por ser... de color gris. Varían mucho en altura (parece haber tres subespecies... como mínimo), pero todos tienen un rostro en forma de pera al revés, grandes ojos negros sin pupila ni iris y ni un solo pelo en todo el cuerpo. Son muy inteligentes. A veces han conseguido hacerse pasar por amigos de la humanidad, pero normalmente sus aviesas intenciones son descubiertas por intrépidos investigadores. Son los que más abducciones realizan, siempre dentro de un plan de "hibridación" alien/humano. Parece que están conchavados con el gobierno de Estados Unidos (con el gobierno en la sombra, se entiende, no con el que todos vemos): tecnología a cambio de humanos vivos.
También hay que decir que son los más patosos: sus naves se estrellan continuamente contra la superficie de la Tierra, y sus cuerpos son, una y otra vez, encontrados en extraños laboratorios gubernamentales, diseccionados y estudiados hasta la saciedad. 
Su lugar de procedencia parece ser Orión o, tal vez, Zeta Reticulum. Aunque hay quien dice que, en realdiad, provienen del cuarto planeta de la estrella Anthea. Tal vez sea para despistar. Claro quien hay que también afirma que el primer avistamiento de un gris fue en Sepúlveda tras una borrachera estudiantil  seguida de consumo de peyote que acabó con un bote de pintura por la cabeza del "avistado"... Ah, la pintura era de color gris, por si no lo habíais entendido.

-Los Reptilianos.


Mis favoritos sin duda.
¿Por qué? Porque ellos también intentaron pasar por buenos y la cagaron. Supongo que por avariciosos. De todas maneras hay que tener en cuenta una cosa: han sabido rehacerse una y otra vez de sus errores. Se han infiltrado en numerosos gobiernos. Les encanta la corrupción y disfrutan viendo cómo los humanos danzan al son de sus hilos invisibles.
Son especialistas en suprimir la verdadera historia del ser humano, en crear falsos recuerdos y en manipular a las masas a través de donde les duele: controlan todo el tráfico de armas y drogas que hay en el mundo. El de esclavas sexuales parece que no lo dominan. Parece ser que no les resultan apetecibles nuestras hembras. Les encanta controlar los sistemas financieros y religiosos.
Tienen dos lugares de procedencia. Sí señor, dos. Los hay que vienen de la lejana Alfa Draconis... pero los hay que, en realidad... provienen de la propia Tierra. Sí, sí, de verdad: extraterrestres terrestres.

LOS BUENOS.

¿Por qué esta denominación? Porque siempre, sin duda alguna, el fin que persiguen es elevar a la humanidad desde su estado de barbarie hasta un nuevo estado mental. Tal vez el último peldaño en la escalera de la evolución mental propuesta más arriba.
Porque hay algo que debe señalarse ya de antemano: al contrario que LOS MALOS, estos seres bondadosos son siempre, indefectiblemente, seres de un poder mental inconcebible para nosotros, pobres humanos. Su tecnología, por tanto, es absolutamente superficial. Confían en el poder energético de sus mentes ultrapoderosas para la consecución de sus metas... siempre extremadamente bondadosas.
Si a alguien le extraña nuevamente que su apariencia sea totalmente hermosa y angelical... Volvemos a lo de siempre: no, no es psicología de salón.

-Los Lyrianos.


Hermosos, altos, rubios, poderosos mentalmente. Y muy muy benévolos, como no podía ser más. De hecho parece ser que casi toda la plétora de razas benévolas, en realidad son descendientes de estos lyrianos que, no se sabe bien por que, perdieron algún tipo de guerra y fueron expulsados de su verdadera dimensión, en donde eran conocidos como los Paa Tal, o algo así.
Sus intenciones son claras: hacer evolucionar a la humanidad y protegerla de las influencias malévolas del resto de razas alienígenas. Quieren destapar la verdadera historia de la humanidad para que ésta pueda ascender... Porque resulta que depende de la raza de lyriano, la historia de cada raza humana es diferente: los arcturianos quieren destapar la historia de la raza humana nórdica y los veganos la historia de la raza negra (o raza azul según otros), etcétera, etcétera.
Los andromedanos son más crípticos, ya que a lo que se dedican es a enseñar a la humanidad a través de los círculos de las cosechas.
De hecho, y ya que estamos, son la simiente de todas las religiones bondadosas de la Tierra. O sea, del cristianismo y de... de... de... Bueno, en realidad sólo del cristianismo. Porque todo el mundo sabe el Espíritu Santo era, en realidad, un lyriano sin cuerpo físico, sólo pura energía mental, proveniente del planeta  Ateneah, en el cúmulo de las Pléyades. El que los únicos contactados (humanos) por esta súper-gente sean cristianos protestantes angloparlantes... no tiene nada que ver.
Pleyadianos, sirianos (los de Sirio A, que los de Sirio B son muy malos), veganos, arcturianos, procyanos, antarianos, alfacentauranos... Todos éstos y más son en realidad versiones de los lyrianos.
Es importante hacer saber a los lectores que hay algunos investigadores sesudos que afirman que algunos lyrianos... en realidad son verdaderos seres humanos, como los casiopeos. Y los adromedanos vienen en realidad de la galaxia Andrómeda, a pesar de ser lyrianos. Los modos de viajar estas increíbles distancias serían, por supuesto, de forma puramente mental, que como todos sabemos tiene una velocidad totalmente instantánea.
El hecho de que sus lugares de procedencia sean estrellas muy muy jóvenes (como el cúmulo de las Pléyades o Vega) o simplemente muy muy brillantes (caso de la supergigante roja Antares o la subgigante blanca Procyon) y que por tanto sea muy difícil que sustenten sistemas planetarios con vida, y no digamos ya vida inteligente... es motivo de increpaciones, por supuesto. Ese tipo de pensamientos y razonamientos son sólo fruto de los infiltrados reptilianos, que nos hacen creer lo que les conviene.

-Los Telosianos.


Merecen un aparte, ya que son otros extraterrestres... terrestres. Sí, parece ser que provienen del interior de la Tierra. Todo el conocimiento que nos ha brindado la geología moderna es, por tanto, de una falsedad increíble. Por supuesto, son todo manipulaciones de los reptilianos y los sirianos malos.
Estos bondadosos seres altos y rubios, como los anteriores, también se dedican, mediante medios un tanto crípticos, a ayudar a la humanidad a desenterrar su verdadera historia.
Además de eso, parece ser que tienen una marcada conciencia medioambiental. Promueven la longevidad y la salud, protegen la biodiversidad planetaria. Y el fin de la contaminación, por supuesto.
El que no se supiera nada de ellos antes de la década de los 70 del pasado siglo es muy sugerente.

Para finalizar, queridos amigos investigadores de la Verdad Oculta, sólo dirigiros unas palabras: no creáis en los métodos empíricos. No creáis en los resultados contrastables. No creáis en las pruebas sólidas.
Mejor creed en los testimonios, creed en hipótesis conspiranoicas, creed en los fantasiosos desbarres mentales de los sacacuartos.
Así seréis más felices...

Aunque tampoco hay que hacer que nuestro cerebro se salga por las orejas...
.

Hormigas zombie

De regreso de la Villa y Corte sin internet... ya vuelvo a estar activo en la red. La semana que viene, si todo sale como tiene que salir, escribiré desde mi nueva residencia en la urbe non urbs.

He descubierto un blog muy curioso a través de Videodromo (mi magazine preferido de críticas de cine), escrito por un geólogo. No es lo mismo que yo (ni de lejos) pero ahora he encontrado a alguien que entiende perfectamente por qué uno se puede quedar mirando un montón de piedras de diferentes colores junto a la carretera durante un buen rato. Y encontrarlo divertido e interesante.
¿Cómo lo he descubierto? Bueno, eso es remontarse a cuando yo era un mico y mis padres alquilaron la "Enciclopedia Británica" en vídeo en el videoclub de cerca de casa. Tendría yo 10 años.
Uno de los vídeos me dejó... clavado en el sillón, con los ojos como platos. Era sobre insectos.

Sobre insectos... insectos zombie.
Sí, habéis leído bien.


Por si no lo sabéis existen montones de parásitos que cambian el comportamiento de sus hospedadores (no dejéis de ver estos vídeos: hay unos gusanos que se meten en los caracoles y les obligan a... ser comidos por pájaros; y una avispa controla a las cucarachas mediante su picadura). Bueno, pues hay algunos de los miembros del género Cordyceps (unos honguitos) que son de lo más flipante. Durante años he querido acordarme del nombre de esos hongos... hasta que esta mañana me dio por buscar "hormigas zombie" en el todopoderoso Google. Bien, vale, no ha sido una vital búsqueda milenaria llena de simbolismo... pero quedaba bien, ¿no? El tema es que descubrí el blog enlazado más arriba. Concretamente esta entrada. Y en esta entrada estaba...
...este fantabuloso documento:

En inglés sin subtitular, pero se entiende bastante bien.

¿Alguien ha dicho que la naturaleza es bonita y amable y demás pamplinas? ¿Que es la Gran Madre que nos cuida y nos protege? ¿Que los conejitos juegan en el bosque mientras las mariposas revolotean?
Como dijo una vez mi querida Jezabel:
"No importa que nos esforcemos por imaginar lo más horrible concebible por nuestra mente.
La Naturaleza ya lo ha encontrado y lo ha hecho realidad".


-Jezabel, Bióloga del Mal.
.

Entradas relacionadas: Epitafiosydemás: Parasital collection, Diario de un Copépodo: El gusano de Arrakis.

Divinísima

"La envidia es mala".
Esa frase la hemos escuchado desde pequeñitos. Cuando queremos que nos den también un juguete, cuando la profesora felicita a otros, cuando...
"Oh, sí, veo el verde rostro de la envidia en tu cara".

Pero... ¿por qué lo contrario, la divinización, no es reprobable? Todos tenemos nuestros ídolos, que duran hasta que, evidentemente, algo en ellos hace que se derrumben. Nos decepcionan. Claro que mirado desde el otro lado, es muy difícil mantener las expectativas cuando no se te permite... tener rasgos humanos.

Como individuo rolero que soy estoy acostumbrado a toda la teoría que hay tras el proceso de deificación. Se han escrito tratados y tratados sobre ello (sí, son manuales de rol. ¿Y? Que sea un juego creado por humanos no quiere decir que no retrate fielmente los recovecos de la mente humana).
Voy a resumirlo brevemente. Cuando te conviertes en el dios de alguien pasan tres cosas:
  1. Te rodeas automáticamente de un aura mística que oculta tus rasgos mortales de tal manera que tus adoradores compartimentalizarán (tener dos ideas completamente opuestas y ser capaz de separarlas en la mente, obviando una u otra según sea necesario) las paradojas que suscitan tus actuaciones (que serán, evidentemente, las acciones de un mortal).
  2. Acto seguido concederás dádivas a tus más fieles, poderes, un leve soplo de divinidad temporal. Harás realidad algunos sueños de tu gente y les castigarás horriblemente cuando te aburras.
  3. Y a no ser que conserves parte de tu humanidad, de tu ser como simple mortal, tu condición divina será invulnerable, verdaderamente a prueba de todo... salvo de la pérdida de adoradores. Necesitas la fe para existir.
Así, tu única preocupación será mantener el caudal de fe que te llega. Un dios indolente acabará perdiendo la fe de su iglesia, por supuesto, mientras que uno activo seguramente aumentará el volumen de su congregación.

Pero... ¿qué pasa con el adorador? Porque está muy bien explicar cómo se convierte uno en dios, pero ¿cómo se convierte uno en adorador? ¿Por qué no se ha escrito sobre eso o, si se ha hecho, no ha tenido tanta difusión? Porque es incómodo darse cuenta de ciertas cosas...
Al contrario de lo que se cree, no es necesario ni ser de voluntad débil ni ser un maestro de la hipocresía. Basta con creer que la bondad existe (o al menos que "alguien" puede concederte bondades... sí, ser un poco inocente) y no darse cuenta del proceso de compartimentalización que inmediatamente vas a sufrir. Alguien de una inteligencia apabullante puede perfectamente caer bajo el influjo místico de un nuevo dios.

¿Cómo vamos a poder ver? Si resulta que estamos deslumbrados...

Un adorador también se encuentra entonces con que algunos aspectos de su vida han cambiado, y ni siquiera es necesario que se dé cuenta de ello:
  • Imitará a su dios siempre que pueda. Todo dios ha tenido que hacer "algo" para deificarse. Por tanto su vida estará llena de multitud de hechos insólitos que sus acólitos desearán emular. Harán de ellos sus pilares, establecerán su vida apoyándose en ellos. No puede tambalearse su modo de vida ya que se basa en su fe. Y su fe es firme.
  • Encontrará la fuente de Sabiduría Final y Verdad Infinita. Todo lo que sale de los labios de su dios (o de sus elegidos) debe creerse y no ponerse en duda. Es innegable que un adorador no lo pondrá en duda jamás. Es más, de ahí se deduce que todo el que diga algo contrario a su palabra miente siempre. Por definición.
  • Actuará en su nombre. La esencia de todo dios sólo puede mantenerse conquistando nuevos acólitos. Pero como no puede ir a buscarlos él mismo, deberá encontrar quien lo haga por él. Por tanto, sus adoradores actuarán como evangelizadores. No sólo predicarán su palabra, sino que castigarán a quien la niegue o la mancille.
Estos aspectos aparecerán en la vida del adorador quiera o no. Si en algún momento se mira desde fuera, por supuesto, es posible que se dé cuenta de que para mantener sus creencias ha debido compartimentalizar continuamente. El nuevo dios se equivocará, por lo que habrá que compartimentalizar. El nuevo dios nos mentirá descaradamente, por lo que habrá que compartimentalizar. El nuevo dios... y así ad nauseam. Entonces pueden pasar dos cosas: o piensa que es una prueba de su fe, y por tanto debe superar sus flaquezas y volver al redil, o se da cuenta de que sus creencias son una pálida imitación de la realidad, y por tanto ha estado idolatrando a alguien que no merecía sus alabanzas.
Si sucede lo segundo... entonces viene lo complicado. Ser un ex-miembro de una congregación mística es mucho peor que no haber formado nunca parte de ella. Pensadlo, ¿qué es peor, ser un infiel o ser un hereje? Si eres un infiel tal vez intenten matarte, pero primero intentarán convertirte. Si eres un hereje lo más probable es que directamente pasen de la conversión. Después de todo has "visto la luz del dios" y has decidido negarla. Serás perseguido, apaleado, tal vez asesinado por la marabunta (y me refiero a su primera acepción) que rodea a tu antiguo dios.
¿Por qué esto es incómodo de pensar? Porque a cualquiera le puede pasar. Es más... ¿no puede ser probable que ahora mismo estés siendo un adorador? No, no. Mejor no pensar en ello...

Darse cuenta de que uno ha pasado parte de su vida siendo un títere de alguien que no se lo merecía es aterrador. Porque entonces te das cuenta, después del primer mazazo que es la pérdida de tu fe (que creías era parte del núcleo de tu ser), de lo que has estado haciendo, de lo terribles que han sido tus actos. Has dado la espalda a amigos de verdad por la sonrisa falsa de tu dios, has apuñalado por la espalda a gente inocente por mejorar en la estima de tu dios, has negado tus valores sólo para que tu dios te permitiera acurrucarte a los pies de su trono, has menospreciado y ridiculizado a inocentes para que tu dios te diera una amistosa palmadita en la cabeza.
Es decir: te has comportado como un ser abyecto sólo porque te dejaste deslumbrar. Confundiste la pirita con el oro, una pirita por la que has matado (aunque sea metafóricamente) a gente que valía más que el falso dios bajo el que te acurrucabas.

Porque hay que tener en cuenta algo: tu dios, para mantenerse en el trono de su reino, debe ser un déspota manipulador que sea capaz de hacer lo que sea (LO QUE SEA) para asegurar su caudal de fe. Te mentirá, te adulará, te prometerá cosas que no tiene la intención de cumplir, hará que te sientas amado cuando lo único que ama es a sí mismo.
-Qing-jao -repitió Ela-. Te tiene completamente absorbida, igual que el Congreso hace que Qing-jao piense en él.
-No puedes despreciarla porque no la conoces -le replicó Wang-mu-. Pero es inteligente y buena, y yo nunca podré ser como ella.
-Otra vez los dioses -suspiró Ender.
-Siempre los dioses -añadió Ela.
-¿Qué queréis decir? Qing-jao no dice que sea un dios, ni yo tampoco.
-Tú sí -contestó Ela-. "Qing-jao es sabia y buena", dijiste.
-Inteligente y buena -corrigió Ender.
-"Y yo nunca podré ser como ella" -continuó Ela seriamente.
-Déjame que te hable de los dioses -dijo Ender-. No importa lo listo o fuerte que seas, siempre habrá alguien más listo o más fuerte, y cuando te encuentras con alguien que es más listo o más fuerte que nadie, piensas: "ése es un dios. Esto es perfección". Pero te aseguro que en algún lugar hay alguien más que, en comparación, dejará a tu dios como un gusano. Y alguien más listo o más fuerte o mejor de alguna manera. Así que déjame decirte lo que pienso de los dioses. Creo que un dios real no va a ser tan asustadizo o intransigente que intente rebajar a otras personas. El hecho de que el Congreso alterara genéticamente a las personas para hacerlas más listas y más creativas, puede haber parecido un acto divino, un don generoso. Pero estaban asustados, y por eso lastraron al pueblo de Sendero. Querían conservar el control. Un dios de verdad tiene control sobre todo lo que necesita ser controlado. Los dioses de verdad quieren enseñarte a ser su semejante.
-Pero Qing-jao quería enseñarme -apuntó Wang-mu.
-Pero sólo mientras obedecieras e hicieras lo que ella quería -dijo Jane.
-No soy digna. Soy demasiado estúpida para aprender a ser tan sabia como ella.
-Sin embargo sabes que dije la verdad, mientras que todo lo que pudo ver Qing-jao fueron mentiras -indicó Jane.

-Ender el Xenocida, de Orson Scott Card.
Espera, espera.
¿Estaba hablando de rol? ¿O de religiones? En cierto modo sí, de los dos, aunque no era mi intención real. En realidad estaba hablando sólo de seres humanos que idolatran a seres humanos, aunque les cueste darse cuenta de ello.
.

Entradas relacionadas: Epitafiosydemás: El ritmo de las cosas, Epitafiosydemás: Reflexiones, Va para ti. Punto, Va para ti, pusilanime.

La Redención de Vader

Hay momentos cinematográficos en los que cualquiera con algo más vivo que una piedra por corazón ha de soltar una lagrimita (como el beso de despedida en Ghost, o  Tom Hanks escuchando ópera en Philadelphia, o Carl creyendo que le ha fallado a Ellie en Up!).
Igualmente hay canciones que ponen la piel de gallina si en vez de ser un reptil eres una persona. Canciones que ya compartí con vosotros hace mucho tiempo (como la Jeanny de Falco, o la Total Eclipse of the Heart de Bonnie Tyler).
Bien.
Todo el que me conoce sabe una cosa: este tío está ido de la olla. Y tienen razón. Pero lo que también saben es: este tío es un auténtico fanático de Star Wars (como Siesp dijo, jejeje). Y, por supuesto, tienen razón.

Sin ponerme a filosofar sobre estas películas y el universo creado a partir de ellas, y sin meterme ahora mismo en el asunto de si los Episodios I, II y III son o no son (o merecen o no) ser parte del mito y leyenda de Star Wars (que va a ser que no), hay un momento de la Saga que supera a cualquier otro en dramatismo. Y con mucho. Y ese momento es la redención de Darth Vader.

Sí, sabéis cuál:
Luke está agonizando en el suelo del salón del trono del Emperador en la Estrella de la Muerte mientras éste le fríe los higadillos. Y Vader mira cómo su hijo le suplica a él, y no a Palpatine, que ponga fin a su tortura. Y el Señor Oscuro del Sith coge al Emperador, su Maestro, lo levanta en volandas y lo tira a un pozo de ventilación que lleva hasta el núcleo de la estación de combate. Sufriendo en el transcurso de la acción los relámpagos de Fuerza del iracundo y traicionado Palpatine. Y después, cuando éste muere y libera todo el odio y la ira del Lado Oscuro que llevaba dentro, las energías se abalanzan sobre el postrado cuerpo de Vader, quien queda, por tanto, herido de muerte.

El duelo final entre padre e hijo.

Uno ve esa escena y piensa "¿Qué cojones le estará pasando por la cabeza a Vader?". Eres el ser más odiado de la galaxia, incluso te odias tú mismo. Has matado a tus hermanos, has sacrificado planetas, has torturado a tus hijos. Nadie te respeta, sólo te teme. ¿Por qué ahora tienes un Momento de Duda? Tal vez porque alguien todavía confía en ti y te pide ayuda.

Y ahora que levante la mano quien no tenga una lagrimilla a punto de salir.

Gracias a Lanarch, por cierto, por haberme llevado hasta el descubrimiento del vídeo.
¡Que la Fuerza os acompañe!
.

Entradas relacionadas: Dolor crónico, PJs de mi vida: Hoke n'Bab, Orgullo Friki.

Lectura bajo el Árbol: Exilio en el Plioceno

¿Sabéis quién es esta señora?

Seguramente no a no ser que seáis muy frikis de la Sci-Fi. Yo lo soy y por la foto ni de coña... Se trata de Julian May, una de las grandes del género (como en todos los ámbitos, hay muchas mujeres dentro de la Sci-Fi de las que no se sabe mucho. ¿A alguno os suena Anne McCaffrey? Pues eso). Es posible que no conozcáis su obra. ¿Por? Porque muy poco ha sido traducido al castellano. De su principal creación, todo el Universo del Medio Galáctico, sólo tenemos en castellano dos de las tres grandes sagas. Del resto de sus novelas, nada. Aunque todavía hemos de dar gracias: su producción literaria coincidió con los 80, cuando en nuestro querido país se empezó a leer Sci-Fi en serio... y en serie. Cuando tal boom del género se terminó (a finales de los 90; y sólo en España, insisto), se acabaron las traducciones, las grandes editoriales cerraron y sólo subsistieron (y subsisten) algunas de ellas (sobre las que ya me he pronunciado en anteriores ocasiones), de tal manera que todo el género se colapsó sobre sí mismo. Como con los PCs, los vídeos VHS y demás, solo quedó lo mediocre para hacerse cargo de las grandes novelas, las grandes sagas, los autores más conocidos y respetados.
¿Bear? ¿Benford? ¿Anderson? ¿Bradbury? ¿Lem? ¿Niven? ¿¿Asimov?? Ni soñar con no re-editar sus obras. Ahora, del resto...

Bueno, no importa.
Hace años, estaría yo por los 15, comencé a excavar en la biblioteca de mis padres (el verbo está bien usado). Ahí descubrí la Sci-Fi. Montones de Sci-Fi. Tengo muy claro que cuando llegue la hora de la herencia, si tengo que elegir entre la casa y los libros... me quedo con los libros. Un día contaré su número y fliparéis (fliparemos) con el resultado.
En esa época arramplé con Asimov, con Bear y con Bradbury. Y con otros más desconocidos: Banks, Simmons... May. Y de ésta última quería hablaros.

En su Universo del Medio Galáctico, Julian May nos habla de una sociedad galáctica compuesta únicamente por cinco razas: Lylmik (poderosos seres sin cuerpo físico y de carácter paternalista), Kondraku (grandes invertebrados tentaculares fríos y lógicos), Gi (vertebrados hermafroditas con una enorme obsesión por todo lo artístico), Simbiari (humanoides súper-tecnológicos con el aspecto de los típicos marcianos verdes) y Poltroyanos (pequeños humanoides de color púrpura, muy similares física y mentalmente a los humanos). Estas cinco razas han sido "coadunadas". Esto es, son capaces de realizar prodigios psíquicos como telequinesis, telepatía y demás (lo que se denomina ser "operante meta-psíquico"), y también pueden unir sus mentes con otras similares de tal manera que surge una especie de "Todo" mental rebosante de paz, concordia, comprensión y demás. Siempre están a la búsqueda de nuevas razas maduras mentalmente a las que invitar dentro de su Medio Galáctico. Llevan cientos de miles de años con su búsqueda y sólo son cinco...
La sexta raza son, por supuesto, los Humanos. Cómo se integran los Humanos en el Medio Galáctico se cuenta en la Saga de la Intervención. Es la primera serie de libros que se debe leer pero se escribió posteriormente.

La Saga de la Intervención.
En la versión inglesa es un único volumen.

La Saga del Medio Galáctico. En inglés, claro.

La Saga del Exilio en el Plioceno. De lo que va esta entrada...

El tema es éste: tras la Rebelión Metapsíquica en la que un porcentaje considerable (y MUY poderoso) de los humanos intentan segregarse del Medio Galáctico, casi destruyéndolo de paso, y que después fueron vencidos (Saga del Medio Galáctico, inédita en castellano... y la segunda que se debe leer), una gran parte de la Humanidad todavía no es operante (es meta-psíquicamente latente) y se convierte en inadaptada. Para ellos se abre una posibilidad. Tiempo atrás (justo tras la Intervención) un científico humano había descubierto una curiosidad: un portal que permitía la comunicación entre la Época del Plioceno y la actualidad. Se podía mandar materia que llegaba intacta allí, pero en sentido inverso la materia sufría inmediatamente los efectos de la diferencia de edad. Una curiosidad que, años después, sirvió para que esos inadaptados (algunos de ellos, los más valientes) tuvieran una vía de escape.
Se les permitía exiliarse permanentemente al Plioceno, pero con una serie de normas. Como no existían vestigios geológicos de una sociedad de esa época, no se permitiría llevar tecnología duradera, las mujeres debían de esterilizarse permanentemente y (lo más importante) no se permitía la huida a operantes metapsíquicos activos. A pesar de las normas, muchos se iban para no volver.

La historia comienza con un grupo que se conoce antes de entrar en el portal, y que serán los protagonistas de los cuatro libros de la Saga del Exilio en el Plioceno (la primera publicada... y la tercera en orden que se debe leer). Al cruzar el portal se dan cuenta de algo: la Tierra ya está habitada y dominada, y no por humanos ni ramapitecos (los homínidos de la época, según la ciencia de finales de los setenta). Sino por dos razas extraterrestres. Los Tanu (hermosos, élficos, poderosos, inteligentes y meta-psíquicamente latentes) y sus "primos" los Firvulag (enanos, feos, prolíficos, ambiciosos y operantes limitados). Los Tanu dominan y usan a los humanos exiliados, engatusando a los latentes poderosos con una semi-operancia a través de artilugios tecnológicos (y que los Tanu también usan para ser semi-operantes) y esclavizando a los latentes inferiores sin ningún  tipo de remordimiento. Los Firvulag son los Enemigos de los Tanu, siempre enfrentados a ellos en un Gran Combate, un juego mortal en el que llevan enzarzados cientos de miles de años (en realidad se les presenta como una sola especie dimórfica). Tanto tiempo llevan así que sus luchas son una verdadera Religión de Batalla, en la que todo lo no esencial para la victoria (que nunca llega) ha sido eliminado.  La música son cantos guerreros o sagas heroicas, la pintura y la escultura sólo representan la grandiosidad de los Combates. La orfebrería se plasma en armas y armaduras doradas. La filosofía desaparece y el resto de ramas del conocimiento sólo sirven para hacer más grandes y portentosos los Combates. La tecnología es abundante, pero se ha perdido la capacidad de innovación y la ciencia se ha convertido en arcana costumbre... hasta la llegada de los humanos, claro.

El Gran Combate.

Y así continúa hasta que llega el grupo protagonista, dispuesto a eliminar el dominio Tanu, o reemplazarlo por uno Humano, o escapar de la influencia extraterrestre hacia el último rincón libre del planeta, o acabar con todo en un mega-cataclismo. Depende del protagonista en cuestión.

Las novelas enganchan, aunque tienen un ritmo diferente que parece que va decayendo desde el primer tomo hasta el cuarto, en el que de nuevo asciende trepidantemente. Julian May integra muy bien lo que se sabía (en los ochenta) de los acontecimientos (geológicos y biológicos) de la época con sus propias invenciones, sin que en ningún momento las "tenga que meter con calzador". No voy a hacer spoiler (que mucha gente lo odia), pero sí diré que, desde los grandes detalles  verídicos hasta los más mínimos inventados, todos encajan bien. Y, sobre todo, encaja bastante bien con lo que escribiría después (y que hay que leer primero), cosa que muchas veces no sucede con otras sagas.
Pero no sólo eso. También hace reflexionar sobre el pasado y el futuro de la especie humana. No desde un punto de vista científico, claro (esto es ficción), pero sí desde un punto de vista literario, filosófico, metafísico... e incluso meta-psíquico...

Hay un tema que me gustaría comentar, y es el diferente estilo de las tres sagas.
  • La Saga de la Intervención es una saga más de intrigas familiares, casi hablamos de "dinastías", de imperios en la sombra, una concatenación de hechos históricos (trata el intervalo temporal ente 1945 y 2003) muy acorde con la época en la que fueron escritos (el Bloque Soviético todavía no había caído... ni tenía pinta de caer). Habla de un futuro de esperanza y de un futuro de oscuridad.
  • La Saga del Medio Galáctico trata más sobre enfrentamientos entre diferentes creencias y políticas, no solo entre facciones humanas, sino también entre facciones alienígenas. Porque aquí May consigue transmitir muy bien los puntos de vista y comportamientos de las mentes no humanas. Trata sobre rebeldía y sobre la invención de la guerra en una sociedad totalmente pacifista. Habla de la evolución social y biológica del ser humano.
  • La Saga del Exilio en el Plioceno habla de supervivencia, de confusión y de descubrimiento. Es una historia de aventuras ucrónicas. De un "nosotros" (humanos) contra "ellos" (no-humanos). Habla de la tensión, del exotismo. Un "esto me es familiar pero no me encaja". Un final "ahora entiendo por qué". Ah... y es mi favorita.
.

Entradas relacionadas: 2010, Odisea de la selva, Relatos de Anticipación, De donde no hay no se puede sacar, Deliciosas contradicciones.

Deliciosas contradicciones

Nota del cuervo del blogmaster: el señor Radagast sigue desaparecido o fuera de cobertura. Así que voy a aprovechar para hacer uso de la oportunidad que me brinda su ausencia y voy a poner un extracto de uno de mis libros favoritos, que da la casualidad de que estoy releyendo estos días. La verdad es que me encanta la de patadas que da este hombre a las instituciones. Pero cuando se las da a la Iglesia me mondo más aún.
Jane encontraba el asunto terriblemente divertido. Cuando Ender volvió a casa, hizo aparecer su imagen sobre el terminal para poder reírse a gusto.
-No puedo evitarlo -dijo Ender-. En una devota colonia católica como ésta el Biologista es una de las personas más respetadas, y por supuesto no se le ocurre cuestionar sus premisas básicas.
-No te disculpes por él. No espero que los seres humanos trabajen tan lógicamente como las máquinas. Pero no puedes pedirme que no me divierta.
-En cierto modo, es muy hermoso por su parte -dijo Ender-. Prefiere creer que la enfermedad de Marcão era distinta de todos los otros casos registrados. Prefiere creer que de alguna manera los padres de Novinha no advirtieron que Marcão tenía la enfermedad y que ella se casó con él ignorándolo, aunque la regla de Ockham dice que tenemos que creer la explicación más simple: que la enfermedad de Marcão progresó como en todos los otros, primero en los testículos, y que todos los hijos de Novinha son de otro padre. No me extraña que Marcão estuviera amargado y furioso. Cada uno de los seis niños le recordaba que su esposa dormía con otro hombre. Probablemente al principio fue parte de su trato que ella no le sería fiel. Pero seis hijos es demasiado.
-Las deliciosas contradicciones de la vida religiosa -dijo Jane-. Deliberadamente comete adulterio... pero ni se le ocurre usar un anticonceptivo.
-¿Has analizado el modelo genético de los hijos para ver quién puede ser el padre?
-¿Quieres decir que no te lo figuras?
-Me lo figuro, pero quiero asegurarme de que la evidencia clínica no se contradice con la respuesta obvia.
-Libo, por supuesto. ¡Vaya semental! Tuvo seis hijos con Novinha y cuatro más con su esposa.
-Lo que no comprendo es por qué Novinha no se casó con él. No tiene sentido que se casara con un hombre a quien obviamente despreciaba, cuya enfermedad sin duda conocía, y luego tener hijos con el hombre al que debe de haber amado desde el principio.
-Perversos y retorcidos son los caminos de la mente humana -recitó Jane-. Pinocho fue un idiota intentando convertirse en un niño de verdad. Estaba mucho mejor con su cabeza de madera.

-La Voz de los Muertos, de Orson Scott Card.
.

Oh, four tuna!

Nota del cuervo del blogmaster: como el pretencioso dueño de este espacio virtual se encuentra en la Villa y Corte este puente visitando a su querida Jez en su cumpleaños (la única humana que merece mi respeto)  lo más seguro es que no tenga acceso a ningún ordenador conectado a la red. Por tanto esta entrada ha sido programada para que salga automáticamente... lo que quiere decir que yo la he de publicar. Y lo que me recuerda un chiste: "¿Sabéis cómo viene un cuervo desde América? Negro". Pues eso.

Pues como voy a estar fuera unos días, aprovechando una fecha tan friki como es 10/10/10 (a las 10:10 de la mañana), os dejo con un vídeo cachondísimo que revela LA VERDADERA LETRA del "O Fortuna" de Carl Orff:


Si a alguien le da por conocer la de verdad (y aviso que la traducción no es buena... pero es que no me he encontrado con ninguna que lo sea):

.

Entradas relacionadas: Si no tienes ni puta idea, no lo hagas, Cydonîa, población: 143, El mejor vídeo musical de la historia, Chemical Party.

Congreso de Ciudad Rodrigo

Hace unos meses comenté por aquí que me habían invitado como "comunicante" a un congreso.
Bueno, pues hoy ha terminado el "Congreso Internacional sobre la Guerra de la Independencia en el Valle del Duero: los asedios de Ciudad Rodrigo y Almeida".

El cartel del Congreso.

Ha estado bastante bien, la verdad. Como ya me imaginaba, los congresos de historiadores son muy diferentes de los científicos. Aquí las charlas duran media hora a lo sumo, casi nadie hace uso de presentaciones digitales, nadie usa el sistema de pósters y en las rondas de preguntas... no hay preguntas sino opiniones.
También me imaginaba que casi todos los ponentes y comunicantes iban a ser gente importante y de edad madura o mayores. No me equivoqué. Lo cierto es que yo desentonaba bastante, jejeje.

De izquierda a derecha:
Miguel Ángel Martín Mas y Miguel Ángel Sánchez Gómez.
Como podéis comprobar, gente MUY importante.

Otra cosa curiosa del congreso han sido las ponencias en portugués... que no eran simultáneamente traducidas, por lo que o hablabas portugués o los ponentes tenían que hablar muy despacio. Como no se dieron ninguna de ambas posibilidades, casi no me enteré de nada cuando un vetusto historiador luso se puso a murmurar su ponencia sin levantar la cabeza de los papeles que traía.
Porque ésa era otra: yo estoy acostumbrado, cuando hago una presentación, a poner el mínimo de texto en las diapositivas y hablarlo todo de cara al público, señalando de vez en cuando las imágenes con un puntero láser. Aquí no: aquí cada uno se traía "su rollo" y tira millas con la parrafada.

El ordenador todo para mí, fijaos.
Me hacía gracia lo de utilizar un micrófono... porque nunca necesito
(mi voz es bastante grave y potente... nena).

Lo único que me jodió fue que ayer jueves (como pudieron comprobar varios de los blogs de los que soy habitual) no pude ir y me pasé la tarde pegado al ordenador. ¿Por qué? Porque las conferencias eran en Almeida, Portugal, y no pude ir debido a que no tenía medio de transporte para volver a Salamanca después. Una verdadera lástima, porque estaba deseando volver a ver la ciudadela de Almeida (quien no la conozca, que enfile en cuanto pueda hacia allá. Es una auténtica preciosidad).

Ha habido conferencias de todos los tipos. Desde las muy interesantes como "El Valle del Duero: eje estratégico de primer orden en la Guerra contra Napoleón al sur de los Pirineos" (Emilio de Diego García), "Wellington a las puertas: la guerra peninsular en el balance de 1811-1812" (Charles Esdaile) o "Errores de Masséna en sus incursiones en España y Portugal" (António Pedro Vicente) hastas las soporíferas como "La Guerra de la Independencia en la música tradicional salmantina" (José Ramón Cid Cebrián)

Lo cierto es que mi comunicación ("Los Sistemas de Información Geográfica como herramienta en la metodología historiográfica militar") fue muy bien acogida. Tuve el honor de ser el primer comunicante, presentado por el propio M.A. Martín Mas (a quien "le robé" un autógrafo en uno de sus libros).

Se estuvo descojonando un buen rato cuando le pedí que me firmara el libro.
"¡Que no soy Pérez-Reverte!", me dice el cachondo.
Al final nos fuimos a los baños para firmármelo de estrangis...

Nadie (pero nadie) me preguntó nada durante la ronda de preguntas, pero cuando terminé mi comunicación (y 15 minutos me resultaron excesivamente cortos para contar lo que yo quería) me aplaudieron muy fuerte y bastante tiempo. Luego, al finalizar la sesión, se me acercaron un montón (lo menos siete u ocho... y no había más de treinta y cinco asistentes incluyendo a los ponentes) a preguntarme cosas "técnicas", a comentarme lo novedoso de mi enfoque, lo curioso que les resultó, a pedirme mis datos de contacto... Muchos eran portugueses, pero fueron muy entusiastas en sus alabanzas.
Claro que luego, por la noche, en mi camita, arropadito tanto por las sábanas como por ese calorcillo que se siente al ver reconocido tu trabajo... me di cuenta de que, en realidad, salvo un chico de mi edad (un becario de la Universidad de Burgos), el resto eran esos vetustos historiadores "dándole ánimos al chico nuevo, pobre que debe estar súper-nervioso, seguro que es su primer congreso, no me he enterado de nada pero creo que apunta alto". No obstante se agradece, señores.

Lo del póster les resultó una novedad de la hostia. Por si no lo sabéis, en los congresos científicos los ponentes tienen dos partes: la ponencia en sí y el póster explicativo. Normalmente nadie pregunta nada durante las rondas de preguntas, pero después, durante los coffee-breaks, la gente se acerca a los pósters y les pregunta a los autores sobre tal o cual cosa. Aquí yo era el único con un póster, claro, y aparte de mirarlo con curiosidad, nadie se atrevió a acercarse y preguntar.

Yo y mi póster.
Bien chulo que me quedó (aunque detectara dos fallos después de la impresión).
Incluso saqué muchas copias en tamaño A4 que repartí entre los asistentes.

También es cierto que esta gente no suele fijarse en el método y le dan más importancia a las conclusiones. Los científicos "le damos" más importancia, en estos encuentros, a los métodos seguidos para llegar a los resultados. También tengo que decir que los historiadores nunca están muy puestos en... llamémoslo tecnología. El que con unos cuantos modelos digitales sacados gracias a mediciones satelitales se saquen áreas de visión, encaramientos, pendientes y demás "mapas" les parece casi mágico. Y, técnicamente, estas cosas llevan casi 15 años a disposición del público.

Pero bueno, que en definitiva me ha parecido un congreso estupendo. Hemos sido muy bien tratados (Ciudad Rodrigo se toma muy en serio su papel de "ciudad histórica") y me llevo un recuerdo muy grato del evento. A ver cuándo me toca de nuevo, jejeje.
.

Entradas relacionadas: Historiografía militar, Geografía Inteligente, Para fliparlo.

Ciudad K

Recomendada por Alfie.
Sinceramente me está encantando. También tengo que decir que lo veo en la web de RTVE, pero... merece la pena. En boca de su creador:
Ciudad K es una ciudad donde el nivel cultural de sus ciudadanos es exageradamente alto. Estúpidamente alto. Esto no quiere decir que sean inteligentes, por supuesto. De hecho, el porcentaje de idiotas es bastante similar al de cualquier otra ciudad española, con la diferencia de que, en Ciudad K, Jürgen Habermas se da en FP.
En Ciudad K veremos a jubiladas hablando con total naturalidad de las últimas tendencias web, de videoarte y de expresionismo abstracto. Encontraremos a un cura desesperado por la falta de fe general. Veremos la oficina de patentes, donde se registrarán máquinas del tiempo, ampliaciones de memoria humana y traductores de ladridos. Visitaremos el despacho del psicoanalista más reputado de la ciudad, un tipo con envidia de pene, pero de un pene distinto al suyo. Pasaremos por el prostíbulo más populoso de la ciudad, al que los hombres acuden para mantener las conversaciones que sus mujeres les niegan. En fin, lo típico de cualquier ciudad de provincias.
A veces los actores... no es que actúen muy bien. Pero los diálogos son geniales.

Y para muestra, un botón:




Joder, Lanarch... si es que hasta sales tú dando clases particulares...

.

Entradas relacionadas: El mejor momento de TBBT, Sheldon Cooper y Firefly, Astrología y Amor.