¿Acaso tenemos cara de hitita, nosotros?

Uno oye cosas realmente perturbadoras ante las que tiene que sonreír indulgentemente.
Una de ellas es el tópico de "El Hombre es Bueno por Naturaleza".
Por supuesto. Por eso cuando uno oye cosas como que el gobierno israelí responsabiliza a Hamas de las muertes que causa su ejército, está claro que es el buenismo internacional, la noosfera que nos rodea y nos une y el sentimiento de formar parte de una única especie bendita por Dios quien nos impulsa.
A mí me hacen realmente mucha gracia los integrantes de ese movimiento al que denomino "Humanismo Des-Informado", los que creen en el infinito poder del buen rollo que tiene la humanidad por el mero hecho de ser humanos. Yo eso no me lo como ni con patatas.

Y ahora voy y me entero de que los israelíes van y bombardean una escuela palestina protegida por la ONU llena de refugiados aterrorizados. Que yo sepa, los que van a una zona de guerra enviados por las Naciones Unidas van vestidos de azul chillón, tienen banderitas muy monas y van en camiones en las que pone "U.N." bien grande. Y, por supuesto, avisan a los contendientes dónde van a estar. Nada, nada: daños colaterales.

Entre la sorprendente entrada ésta, las respuestas a una en el blog de Copépodo y la noticia de que el ejército israelí permitirá la entrada de ayuda humanitaria en Gaza durante tres horas diarias, va y me entra una Iraa digna de Jezabel. Pero, ¿qué se creen? ¿Que el asesinato de civiles es algo lícito si informas de que eran daños colaterales? ¿Que se pueden permitir ser indulgentes y dejar que los inocentes pillados en medio del conflicto reciban ayuda internacional como un gesto de buena voluntad? ¿Que su cruzada es justa y la cruzada del vecino no lo es? ¿Que la Cruz Roja se inventa situaciones?
Los que me conocen saben que no creo que los palestinos sean unos pobrecitos. También saben que no soy antisemita (entendido bien: anti-judío, no anti-israelí. No confundamos términos). No tengo nada personal en contra de los judíos ni tengo nada a favor de los que se escudan tras la población civil para cometer atentados. También saben que no soy creyente de ninguna religión, ya sea mayoritaria o no. De hecho soy ateo convencido. Pienso, sinceramente, que la defensa de la religión ha hecho mucho más daño que bien a la humanidad. No hay cruzadas justas.
Y ahí tenemos a unos integristas islámicos aprovechándose de que están rodeados de gente inocente para luchar contra todos aquellos enemigos del Islam. Y tenemos a un gobierno que se autodenomina una república, en la que las leyes vienen sancionadas por las escrituras hebreas gracias a sus jueces, que son rabinos. Unos combaten contra los que dicen enemigos de su religión y los otros... los otros también. Porque aprovecharse de estar luchando por una cruzada antiterrorista (que curioso: ¿una cruzada no es una guerra de religión?) para aislar a unos tíos e intentar echarles de su hogar a golpe de tanque debido a la defensa del pueblo israelí, que es el pueblo elegido, es algo que tiene mucha tela. Y mucha cara.
Además el gobierno israelí ni siquiera se da cuenta de algo: con sus ataques sobre la población civil para desarticular la red administrativa de Hamas sólo han conseguido una cosa. Y esta cosa es que Hamas gobierna al pueblo palestino porque así lo eligieron, democráticamente, los propios palestinos. Sólo consiguen radicalizar a los atemorizados civiles y obligarles a inmolarse en aras de su religión. Al atacar a los inocentes con la excusa de que los terroristas se esconden entre ellos hacen que esos mismos inocentes se conviertan en terroristas.
El saldo: centenares de civiles muertos y una decena de soldados israelíes caídos. Jóvenes con el cerebro lavado que ofrecen su vida haciendo explotar un autobús cargado de gente inocente. Gente que vive sus días parapetada tras muros reforzados con el temor de que un cohete casero les vuele la cabeza. Familias que se trasladan a la casa del vecino después de haberlo echado a punta de fusil. Miles de personas ignorantes de si hoy verán su último amanecer sobre la Tierra. Una boyante economía basada en hacer la guerra. Un nuevo Muro de Berlín. Tres intifadas. Judíos que se avergüenzan de ser judíos. Musulmanes que se avergüenzan de ser musulmanes. ¿Quién es el asesino: el terrorista o el soldado? ¿El integrista o... el integrista?

La zona del planeta conocida como "El Creciente Fértil" hace de su nombre una ironía mayúscula. Desde tiempos inmemoriales, desde antes de que a alguien se le ocurriera inventar un sistema para convertir en inmortales sus pensamientos, la llamada cuna de la civilización ha sido una zona de guerra total. Sumerios contra acadios, babilonios contra israelitas, egipcios contra hititas. Asirios, persas, macedonios, romanos, árabes... Allí nadie se hacía un nombre si no intentaba masacrar a su vecino. ¿Ha cambiado algo? Yo creo que no.
Hegel dijo que es el conflicto entre situaciones el que otorga movimiento a todas las cosas, y también a la humanidad. Pero también dijo muy claramente que ese conflicto lleva a una superación de las diferencias. En ocasiones los filósofos no ven muy claro. Nada se ha superado en un conflicto que dura eones. Y, de hecho, nada se superará hasta que toda la zona quede completamente inhabitable y toda la población esté muerta. Las raíces del odio están enterradas demasiado profundamente. Siempre puedes remontarte un poco más en la Historia para encontrar una escusa (que no excusa) al conflicto y posicionarte del lado de un bando o de otro.

Y, mientras tanto, la gente sigue muriendo.

.

5 errantes soñaron:

Gárgamel dijo...

Sinceramente, mientras la guerra y la religión sigan siendo un buen negocio estas cosas seguirán pasando. Y nosotros seguiremos escandalizándonos desde casa...

Barbijaputa dijo...

Es un horror.

Pero lo verdaderamente HORRIBLE es la naturaleza del hombre.

Siesp... dijo...

Y lo peor es que nacen niños con odio eterno a Israel. Mientras alguien no derroque con un golpe de estado a Dios, estas cosas no tienen más que una única solución: La aniquilación sangrienta de uno de los contendientes y, mientras, vidas inocentes yéndose por el sumidero de la historia.
¿Tierra Santa?, joder, ¡cómo será la tierra endomoniada!.
Saludos.

Radagast dijo...

Lo mejor: la ONU ha decidido interrumpir sus operaciones de ayuda (después de que un tanque disparara directamente contra uno de sus camiones), e incluso Cruz Roja y Media Luna Roja HAN ABANDONADO SU NEUTRALIDAD para criticar a Israel lo que está haciendo. Y The Times ha acusado al gobierno soinista de usar fósforo blanco (con pruebas gráficas y todo), algo que los israelíes niegan y que está prohibido por la comunidad internacional.

Barbijaputa dijo...

Toma ya.

Y el otro día vi por la TV cómo caía una bomba de racimo, y creía que también estaban prohibidas, pero bueno, no sé, no dijeron nada, igual ya sí que se puede.

Siesp;
>>¿Tierra Santa?, joder, ¡cómo será la tierra endomoniada!.

Qué buena!