Después de todo, eres humano

A raíz de un post de Desilusionista, quiero hacer una reflexión en voz alta. Ya la hice, más o menos, como comentarios en post de varios blogs, e incluso directamente en el blog de Jezabel. Pero como estará perdida (he tardado 10 minutos en encontrarla entre todas las entradas de Jez...) voy a volver a describir los entresijos de mi mente.
Es una reflexión totalmente ecléctica. La inspiraron Thomas Hobbes, John Locke y Jean-Jacques Rousseau, entre otros.
Antes de nada, recalcar que ésta es mi opinión. Creo en ella y mis percepciones del mundo coinciden con ella. Ah, y la mantendré hasta que alguien venga y me demuestre que está equivocada. Cosa que dudo.

¿Qué es un ser humano?
Un ser humano, Homo sapiens, es un animal con un curioso "don": la consciencia. Un ser humano sabe que es un ser humano individual. No hablo de poseer inteligencia: un perro aprende trucos, un chimpancé usa herramientas, un halcón obedece órdenes... El resto de sus compañeros del reino Metazoa responden ante los estímulos externos adaptándose a ellos, no matan si no es por motivos estrictamente biológicos, no disfrutan con la violencia. No se ríen ante las incongruencias, no sueñan con un futuro de forma abstracta, no cantan sus sentimientos. Un ser humano tiene un diálogo interior y sabe adaptar el medio a sus necesidades. Un ser humano es un animal, cierto, pero su capacidad de ser auto-consciente le hace ser egoísta, cruel, insensible. Esto lo pone por encima de los demás animales.
¿Homo homini lupus? No. Homo homini homo.

¿Qué es una persona?
Una persona es un ser humano poseedor de una ética social. El ser humano no aguanta a otros seres humanos. La competencia con ellos va más allá de la mera competencia intraespecífica, más allá de lo biológico. Pero como el ser humano es un animal dotado de evolución social, de necesiadades sociales, debe aprender a vivir consigo mismo. Como no lo consigue, debe pactar con otros seres humanos. Así nace la sociedad. Moral, ética, derechos, obligaciones, respetos, altruísmo, leyes, decretos, educación et caetera. Todos son modos que tienen los seres humanos para relacionarse como personas. La sociedad ideal es una utopía: los seres humanos siguen siendo... humanos, por lo que el "débil" no siempre estará protegido ante los abusos del "fuerte". En una sociedad ideal las fricciones entre personas están minimizadas o incluso eliminadas (en ocasiones de un modo excesivo). En una sociedad real no. La realidad es que una parte de la sociedad (a veces mayoritaria, a veces no) no está formada por personas, sino por seres humanos antisociales: rebeldes de opereta, violentos, asesinos, aprovechados, corruptos, fariseos...
El problema, a mi modo de ver, surge porque aunque los antisociales violentan la sociedad, siguen formando parte de ella. Es más, exigen que se les trate como personas cuando ni lo son, ni tratan al resto como tales. Se llega al punto de que les basta con alzar la voz, demostrando su fuerza, para que los débiles se inclinen ante ellos. Rompiendo el pacto social.

.

4 errantes soñaron:

Jezabel dijo...

Me ha gustado la entrada, aunque pienso que podrías explayarte un poco más. En cualquier caso, ¿hay alguna solución "ideal" frente a los individuos antisociales?

Eugenio Manuel dijo...

Leyendo esto me doy cuenta de qué pocos seres humanos son personas.

desilusionista dijo...

Vaya, que manera de atinar...de todos modos, y tirando por donde Jez, no creo que exista una solución ideal frente a dichos individuos, porque no son un problema de la sociedad. Yo estoy totalmente convencido de que no es un problema de "cómo les eduquen", sino que biológicamente tienen algo (ni idea de qué, no soy biólogo), que les hace incapaces de adaptarse. Quiero decir que podríamos proponer un exterminio (lo sé, siempre estoy con lo mismo, pero es que es superior a mi xD) de esos individuos, pero independientemente del hecho de que no hay nada que permita hacer una clasificación obetiva del tipo "tú mueres/tú no"(excepto mi criterio, por supuesto), eso no haría que en la siguiente generación surgiesen nuevos individuos de este tipo. Véase, aunque el tuning no existiese, los seres humanos (que no las personas) tendrían que inventarlo. Podríamos eliminar sistemáticamente a estos individuos cada X tiempo, pero seguramente el resto de personas no lo aceptarían por problemas morales...asi que una de dos:
- o eliminamos la moral (por lo menos la parte inutil de ella)
- o les dejamos estar...al fin y al cabo, hacen las cosas más divertidas...¿o no?

Radagast dijo...

Claro que podía explayatme más, Jez. Pero tampoco es para aburrir al personal.

Eugenio, con ese pensamiento se puede resumir toda mi entrada.

Desi, por desgracia no se puede hacer nada. La sociedad no puede seguir evolucionando si tiene un lastre, pero se ha llegado a un punto de evolución social tal que tampoco podemos desprendernos de ese lastre. Tal vez si ocurriese algún acontecimiento aleatorio (un asteoride, un virus mortal, que Ozzie Osborne se proclame emperador mundial...) pudiésemos continuar.
Quién sabe.