Triste conmemoración

Hoy se celebran los 50 años del Levantamiento Nacional Tibetano.

"¿Y esto qué es?", preguntará alguno. Pues bien, hace más de 50 años (concretamente en 1950), a la China Comunista le dio por entrar en Tíbet y "liberar al pueblo de la opresión religiosa". Entró a sangre y fuego y barrió, evidentemente, al ejército tibetano. Al año siguiente se firmaron unos acuerdo de liberación entre el Dalai Lama y el gobierno chino, quedando en cosas tan chulas como una administración conjunta de la zona. Por supuesto esto no duró ni un suspiro. El régimen chino, tan acostumbrado a hacer lo que le daba la gana, acabó imponiendo por la fuerza su sistema sobre el pueblo tibetano. Todo para acabar con un régimen teocrático en el que la mayor parte de las tierras eran de la propiedad de los Lamas. Valiente excusa. Por supuesto que los ánimos se encendieron. Hubo protestas y altercados. Pero la nota final (si es que se puede hablar de un final en esta cuestión) vino cuando el 10 de marzo de 1959 estalla el Levantamiento Nacional Tibetano. Esta revolución, propiciada por la CIA (como no, los estadounidenses metiendo las narices en cualquier sitio con tal de parar a cualquiera que no sea ellos mismos...), acabó con la huída del actual Dalai Lama y su exilio forzoso del país.

Estoy seguro que no os habréis olvidado de los "altercados" del año pasado en el Tíbet, justo el año en que China (vaya patada a los Derechos Humanos y a lo que representan) era la anfitriona de los Juegos Olímpicos.

No me gusta que la teología meta las narices en política. Me da igual si son judíos, católicos, musulmanes, budistas, satanistas o Jedis. La religión debería estar fuera de las decisiones de la administración de un país. Eso lo mantengo ahora y lo mantendré siempre. En mi opinión es un atraso monumental, de los tiempos del Medievo Oscuro, que lastra el progreso de la humanidad. Constriñe la creatividad, la investigación y el desarrollo social con unos preceptos anticuados e inamovibles que, en realidad, sólo buscan el engrandecimiento de unos pocos y el control del resto mediante el miedo mágico inherente y propio de cualquier ser humano. Yo eso lo aborrezco.

(El que sea un lince y detecte que esta misma descripción concuerda con los gobiernos totalitarios comunistas o las dictaduras fascistas me demostrará que piensa y le aplaudiré por ello: tiene posibilidades de salirse de "ese 80%". Y, por si quedaran dudas, diré que tiene toda la razón: también aborrezco ese tipo de gobiernos).

Valiente excusa, decía antes. El que en el Tíbet hubiera ricos depósitos de hierro, petróleo y gas natural, o incluso uranio, no tuvo nada que ver con la invasión (o con el apoyo estadounidense al Levantamiento). Por supuesto que no. Que el gobierno chino fuera (y siga) siendo fuertemente expansionista tampoco tuvo nada que ver. Que China decidiera que había que adelantarse a los soviéticos o los indios antes de que reclamaran el lugar, pues tampoco. No, por supuesto. Era su deber moral eliminar un gobierno teocrático que oprimía y engañaba al pueblo...

¿A alguien le suena esta cantinela? Vaaaaya. Pero si es la de siempre:
  • En Irak Saddam Hussein aterroriza a sus súbditos y amenaza la paz mundial con innumerables armas de destrucción masiva.
  • En Afganistán están oprimidos porque los talibanes impulsan un gobierno fanático basado en la intolerancia.
  • Los japoneses tienen un gobierno totalitario manejado por un emperador al que adoran como un dios.
  • Los africanos, pobrecitos ellos, ignoran la Verdadera Palabra de Dios y hay que llevarles la civilización porque viven como animales.
  • El Imperio Inca y los mexicas del Azteca practican horrendos rituales con sacrificios humanos que ofenden al hombre recto.
No pongo más ejemplos no porque no los haya, sino porque llenaría diez páginas del blog y el personal se aburriría. Pero no os quepan dudas de que los hay. Y a patadas. Todo un catálogo del ignominioso deber moral que nos hemos autoimpuesto los seres humanos: destruir a todos los que piensen de forma diferente. Y hacerlo como excusa para aprovecharnos de sus riquezas, sean las que sean (riqueza metalífera o mieneral, suelos fértiles, posición estratégica...). Porque no lo dudéis: todo se debe a la codicia humana. Da igual que los "salvadores" sean los estadounidenses, los comunistas, los fascistas, los israelíes, los belgas o los españoles. Todos lo hacen por lo mismo.

Pero lo que más me enerva es la excusa. Después de todo, el deseo de poseer a costa de los demás es algo con lo que convivimos desde la Edad de Piedra. Es altamente censurable y deberíamos dejarlo atrás, pero es hasta comprensible. No, lo que me jode, me molesta y me da asco es la hipocresía de esa gente. "Hay que salvar al pueblo del malvado opresor". ¿Para qué? Para quedarnos con sus riquezas y oprimirlos nosotros.

.

10 errantes soñaron:

Jezabel dijo...

>>"Hay que salvar al pueblo del malvado opresor". ¿Para qué? Para quedarnos con sus riquezas y oprimirlos nosotros.

Veo que has pillado el intríngulis de la filosofía del Señor del Mal. Felicidades.

Barbijaputa dijo...

>>El que sea un lince y detecte que esta misma descripción concuerda con los gobiernos totalitarios comunistas o las dictaduras fascistas...


Y un hipotético gobierno comunista a secas? No basándote en los que ya conocemos, los cuales no hacen más que cagarse en cada principio del comunismo, sino uno literal según la auténtica filosofía comunista, tal y como lo formaría Marx, qué pensarías de eso?

Min dijo...

Ya lo dice la Biblia desde hace muchos años, al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios... ¿pero de quién es el dinero?

Es una pena que permitamos todo en nombre de los dioses, profetas o lo que sea con tal de llevarnos una gotita más de petróleo pa' casa

Radagast dijo...

Tú misma lo dices, Barbija: hipotético. El comunismo tal y como lo plantea Marx es incompatible con el ser humano. Es una utopía. Es una lástima pero, aunque me gustaría que pudiera darse el caso, lo más a lo que podemos aspirar es a una República de corte izquierdista. Dando por hecho que la corrupción seguira estando presente, claro.

Jez, veo que has comprendido lo que quería decir.

Radagast dijo...

Cuando dices Dios puedes añadir lo que sea, Min. Excusas siempre hay. De todas maneras no es el dinero, sino lo que hace que haya dinero. Después de todo la moneda no es más que un invento abstracto. El verdadero valor es loq ue puedes hacer con él.

Lanarch dijo...

Barbija: a estas alturas ya tenemos comprobado empíricamente que el sistema comunista favorece a los mamones porque les deja demasiadas oportunidades. Como el capitalismo, por otra parte. Pensar "el comunismo funcionaría bien si los dirigentes fueran buena gente y no capullos" es, a estas alturas, tan ingenuo como pensar "el capitalismo funcionaría bien si los ricos no fueran unos cabrones".

Markos dijo...

Estupenda entrada.

Si es que al final todo avanza gracias a la mala leche, ya sea de los ricos explotadores, de los visionarios reprimidos, de los resentidos. De lo que sea.

Lamentablemente creo que el desarrollo de la civilización está basado en la satisfacción de los peores instintos humanos.

De hecho lo de "Ni dios, ni patria", por mucho que me guste, no funciona tampoco bien.

Ójala algún día vea aquí una república federal. Pero todavía no estamos preparados. Ni quieren que lo estemos.

Lanarch dijo...

> De hecho lo de "Ni dios, ni patria", por mucho que me guste, no funciona tampoco bien.

Ejem XD

Siesp... dijo...

Razones de "profundidad":
Iraq: Petróleo de fácil obtención (casi en superficie) y barato para occidente (luego lo ponen al precio que el "señor del Mal" quiera).
Afganistán: El "señor del Mal" ha decidido que China no obtenga un oleoducto a través de ese territorio desde Irán, con lo que el precio del crudo seguirá siendo el que "yo" marque, y China lo seguirá teniendo con la dificultad de todos los NO productores. "Matamos" dos pájaros de un tiro: apretamos a China y estrangulamos a Irán.

Es tan claro que los "señores del Mal" se escudan en el altruísmo de los "luchadores por la libertad" para unas causas que en otros tiempos o en otros territorios se ignoran o ignoraron (ej: la España franquista, la China "dictatorial", la Arabia Saudí "dictatorial", el Kuwait oligárquico, las decenas de dictaduras africanas, etc...)

Ah, pero quedaron "retratados" y desenmascarados... ahora falta hacerles un juicio y colgarlos. Fíjate, ese es el único caso en el que estaría dispuesto a saltarme mis principios y admitir la pena de muerte, jejeje (es broma,... o no)

Barbijaputa dijo...

Pero es que por esa regla todos los sistemas son una mierda (que lo son). Prefiero una mierda comunista a una mierda de más calibre, que es la opinión que me merecen el resto.

Soy una ingenua y una utópica, ya lo sé, pero oye... peor hubiera sido haber salido facha, especuladora inmobiliaria, o de letras. Ah, no! Que de letras sí soy... bueno pues facha o especuladora.