Carta a Alejandro Sanz

Nota del cuervo del blogmaster: esta carta no es del pringao del dueño de este blog, que quede claro. Aunque Radagast comulgue casi al 100% con lo que dice la presente carta al cantante Alejandro Sanz, su autor es el abajo firmante, creador de Sonicando. Lo aclaro por si alguien pensaba lo contrario.


Hola Alejandro,

Hace muchos días que ando dándole vueltas a la ley Sinde, a los derechos de autor, y leyendo tus desafortunados tweets. Ahora que tengo las tres cosas juntitas, me gustaría cometarte algunas cosas.
Soy científico, joven investigador del Centro Nacional de Biotecnología y actualmente “Visiting Assistant in Research” en la Yale School of Medicine, en New Haven, Conneticcut.
Trabajo en el desarrollo de  vacunas para el tercer mundo, centrando mis esfuerzos en la Leishmaniasis, una enfermedad olvidada que mata e incapacita en África, Asia y Sudamérica. Y aunque no lo sepas (y muchas personas no lo saben) es esa enfermedad que hace que miles de pobres niños tengan el vientre hinchado y mueran. La misma que hace que sus padres no puedan trabajar. Entre nosotros, ese tipo de enfermedades que hace que el tercer mundo siga siendo tercer mundo.
Cuando consigo que mi trabajo funcione, tras muchísimas horas de laboratorio, intento publicar mis resultados. ¿Sabes lo que pasa cuando lo hago? Que la revista se queda con todos mis derechos de autor. CON TODOS. Si quiero, no sé, poner una figura de mi trabajo en algún otro formato, tengo que pedir permiso. Por mi figura. Por mi trabajo. Y te hablo de figuras en blanco y negro. En color no podemos pagarlas.
¿Sabes por qué? Porque PAGO POR PUBLICAR. Sí, en serio, lo hacemos. Mi laboratorio tiene que pagar para poder difundir los avances científicos que puedan curar a esos niños o a sus padres en el futuro. PAGO POR PUBLICAR y tengo que pedir permiso por mi figura, por mi trabajo.
Ahora podrías meter en 140 caracteres que luchar por mis derechos no me impide que tu lo hagas por los tuyos, yo seguiría leyendo.
Desde que el hombre es hombre, desde que el ser humano es humano, ha demostrado que necesita expresar sus sentimientos. Y de ahí surgió el arte. También, al mismo tiempo, surgieron las preguntas de qué hacía aquí. Los famosos “de dónde vengo, quién soy, y a dónde voy”.
Y es que las dos cosas, ciencia y arte, son humanas, pero no por ello profesiones.
Mira, no sé, 100 o 200 años atrás. El arte lo hacía el que podía permitírselo. Y la ciencia también. Hasta Darwin descubrió el origen de las especies en un tour por el mundo, en el que vio que los pinzones de unas islas tenían los picos más grandes que otros. La gran revolución científica vino de un viaje de alguien que pudo permitírselo.
Ahora, industria mediante, los artistas cobran por entretener y los científicos cobran por descubrir cosas. Una maravilla para los que no somos de familias ricas y queremos hacer ciencia o arte.
Yo me he quejado y mucho de mi falta de derechos. De intentar defender lo que ahora, para mí, es más que un reconocido trabajo. Y también creo cosas.
La diferencia es que yo con un salario tengo. Y lucho por un salario digno. QUE ME PAGUEN POR MI TRABAJO. No creo que tenga sentido que me paguen tiempo después por mis logros. Te recuerdo que lo que yo quiero es una vacuna para la enfermedad en la que trabajo. Y pagar mis facturas. No quiero ningún rendimiento extra que no me merezco. No quiero derechos de autor, quiero que mis avances sigan derechos a conseguir su objetivo.
Entiendo que quieras que te paguen por tu trabajo. O que defiendas tu caché en los escenarios.Y supongo que debes negociar lo que te paga una discográfica por grabar un nuevo disco. Pero cobrar también impuestos sobre los CD´s, discos duros, lo-que-sea que la S.G.A.E quiera inventar para sangrar al ciudadano medio, perdóname muy mucho, pero yo, lo veo excesivo. Intentar lanzar una ley que te permita cobrar más de lo que te toca porque la industria que a ti te trata bien se está muriendo, lo siento, pero no. Limitar las libertades individuales para maximizar vuestro beneficio no es justo.
¿Sabes por qué tengo un blog de divulgación científica? Para que el mundo vea que la ciencia es importante. Para que posiblemente en el futuro sea una profesión digna. Yo no busco hacerme rico. Yo no quiero recortar libertades. Yo lucho por cambiar la industria que hace que mi actual profesión me obligue a tener otra con la que, juntas, poder pagar las facturas.
Y por favor, no vuelvas a comparar los derechos a recibir medicamentos de los niños pobres con el derecho a declarar culpable de piratería a diestro y siniestro. Que ya lleváis demasiado tiempo cobrando por ello. Renovaos o morid. Pero no creo que debas compararte con los que de verdad mueren aunque de vez en cuando reciban tu dinero.

Atentamente,
Lucas Sánchez.

(Vía: http://sonicando.com)
.

Entradas relacionadas: NHP: Ya están aquí las orejas del lobo, Genetic Fighter, El hombre que me enseñó todo lo que sé, Homeopatía o: si no puedes dormir, toma cafeína 7X, Día del Escepticismo.

5 errantes soñaron:

marcelino dijo...

Tranquilo no soy Alejandro Sanz. Bravo Radagast. Le has cantado las cuarenta a estos artistas que con un concierto, con unas declaraciones, con unos gestitos ante las cámaras o ante los “fans” o un donativo ocasional creen que ya han hecho lo suficiente mientras que con su “importante trabajo” hacen por la humanidad y el progreso más que nadie. Hay mucho currante que se conforma con un sueldo al mes digno, que se entrega durante años y años a su profesión con entusiasmo y con ganas de mejorar dentro de sus posibilidades y su campo las cosas y contribuye a través de su nómina, sueldo con las ayudas que luego los gobiernos ayudan a los países sin desarrollar, en las desgracias,etc.El mundo de la ciencia y de la investigación todos sabemos que tiene un apoyo mucho menor-al menos en nuestro país- y como leí no sé dónde no hay más que ver que mientras hay equipos de fútbol-es un ejemplo-que invierten en la investigación de futbolistas(Iniesta, Xavi,Villa…) otros forman a sus científicos e investigadores y en lugar de pagarles bien y mantenerlos en su equipo/país los exportan económicos-salario español- a Alemania o dónde sea desplanzándolos después de haber invertido en ellos tiempo, dinero y recursos… Muchos de esos artistas también se van-Florida,Miami…-y allí establecen sus “laboratorios”, sus casitas y todo lo demás…Que nos dejen la red libre que queremos “pescar” en la ancha mar…que es de todos. Hasta otra.

Radagast dijo...

Cuánta razón tienes, marcelino.
Aunque no he sido el autor de la carta, jajaja, sino un compañero en la red que estaba harto de las gilipolleces que dicen los famosetes que, como bien dejas caer, dan un duro para caridad después de embolsarse un buen fajo de billetes de los grandes...
Que la in-cultura española es mucha.

Yo creo que, en realidad, de lo que va tal carta es, precisamente, que tales gentes y a los que representan (como la SGAE) realmente manejan mucho dinero, muchísimo, mientras que la investigación científica está de capa caída. ¿Y quién mejora nuestra sociedad? ¿Los artistas? Ok... pero sin los científicos y técnicos trabajando duro, no habría tiempo ni posibilidad para ser artista.
Es, creo, una reivindicación por un trabajo que no se reconoce ni se entiende (ni se quiere entender).
Total... lo importante es saber quién será el pichichi, ¿no?

Un abrazo.

Alexander dijo...

Gran protesta a la incultura, al aprovechamiento de gentuza como este señor y todos los buitres que hay detras, me ha encantado tu carta. Soy capaz de imprimirla, cambiar el nombre y enviarsela.

Alex

Radagast dijo...

La carta no es mía, Alexander, pero gracias. La gente sin idea habla por hablar, y no se les puede decir nada porque son GENTE.
Arg, me voy a callar porque si no queda de pie ni el apuntador...

Camino a Gaia dijo...

Me temo que las leyes de propiedad intelectual son el nuevo método para eliminar la libertad de expresión.
Al fin y al cabo la propiedad privada es el derecho de privar a otros del acceso a un determinado bien. Cuando eso se lleva al terreno de las ideas la alienación está servida.