Memeces copepodiles

Nuestro invertebrado amigo Copépodo, siguiendo con los habituales desvaríos de su extraviada mente, nos ha abierto una nueva dimensión de lo que significa "ser Papa". No voy a ser yo quien os lo cuente: si queréis saber qué oscuras divagaciones surcan el cerebro de un invertebrado... visitad su blog.
El caso es que entre unas y otras cosas, el amigo Copépodo nos ha recordado que una de las funciones del Papa... es la de interpretar las profecías. Concretamente hay una que ya es pública y que... todavía no se conoce su significado...

Claro que si se conociese su significado... iba yo a quedar muy mal, la verdad, con todo eso del escepticismo y tal, ¿no?
Joé... qué marrón...

El tema es que el Dr. Copépod ha invitado a su blogoplancton habitual a que hagamos una interpretación del Tercer Misterio de Fátima (chan-chan-chaaaaaaaaaaan). ¿Me atreveré? Sí, claro.

El Tercer Misterio de Fátima
finalmente interpretado. 
(por Radagast)
"Después de las dos partes que ya he expuesto, hemos visto al lado izquierdo de Nuestra Señora un poco más en lo alto a un Ángel con una espada de fuego en la mano izquierda; centelleando emitía llamas que parecía iban a incendiar el mundo; pero se apagaban al contacto con el esplendor que Nuestra Señora irradiaba con su mano derecha dirigida hacia él; el Ángel señalando la tierra con su mano derecha, dijo con fuerte voz: ¡Penitencia, Penitencia, Penitencia! Y vimos en una inmensa luz qué es Dios: « algo semejante a como se ven las personas en un espejo cuando pasan ante él » a un Obispo vestido de Blanco « hemos tenido el presentimiento de que fuera el Santo Padre ». También a otros Obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas subir una montaña empinada, en cuya cumbre había una gran Cruz de maderos toscos como si fueran de alcornoque con la corteza; el Santo Padre, antes de llegar a ella, atravesó una gran ciudad en medio de ruinas y un poco tembloroso con paso vacilante, apesadumbrado de dolor y pena, rezando por las almas de los cadáveres que encontraba por el camino; llegado a la cima del monte, postrado de rodillas a los pies de la gran Cruz fue muerto por un grupo de soldados que le dispararon varios tiros de arma de fuego y flechas; y del mismo modo murieron unos tras otros los Obispos sacerdotes, religiosos y religiosas y diversas personas seglares, hombres y mujeres de diversas clases y posiciones. Bajo los dos brazos de la Cruz había dos Ángeles cada uno de ellos con una jarra de cristal en la mano, en las cuales recogían la sangre de los Mártires y regaban con ella las almas que se acercaban a Dios."
Empecemos:

Hay que tener en cuenta, en primer lugar, que si aceptamos que las profecías son de verdad hechos posibles, el viaje temporal y la personificación psíquica a través del tiempo también son posibles.

El misterio nos adelanta, con un poco más de 80 años de antelación, la re-edición de la Saga de Star Wars y el estreno de su precuela. Me explico:
¿Un ángel con una espada de fuego? El fuego es rojo, por lo tanto no hay que ser muy listo para ver a un Sith con un sable de luz rojo. El tema es que ese Sith está "más arriba y a la izquierda" (una clara alusión a estar al mando... desde el lado perverso, el izquierdo) de Nuesta Señora. Es decir, de la República Galáctica, que nos cuida y nos mima a todos por igual. Por lo tanto, que habrá un momento en que la República esté gobernada por un Sith en las sombras. Es un evidente aviso de que Palpatine está organizando los destinos de todos para su propio provecho. Es decir, montar las Guerras Clon en contra de la República ("parecía que iba a incendiar el mundo"), que haría todo lo posible para evitar que se extendiera. Los gritos de "¡Penitencia!" son el preludio del último discurso de Palpatine, en el que instaura un nuevo Imperio para redimir los pecados de la República.
Sigamos. Habla de una luz que es Dios, es decir, que está en todas partes y lo sabe todo: evidentemente es la Fuerza, faltaría más, un campo de energía mística que nos rodea y nos une (la metáfora del espejo está también clara: los Caballeros Jedi y su antítesis los Sith, caminando al lado unos de otros sin que los primeros noten la presencia de los segundos).
Cuando habla del hombre vestido de blanco y "otros Obispos, sacerdotes...", se trata de un Caballero Jedi (puede ser un Anakin Skywalker antes de pasarse al Lado Oscuro, como dicen), acompañado por otros más como él, que tienen delante suyo la cuesta empinada de las Guerras Clon, la cual se extiende sin que ellos puedan hacer nada, mientras la población de todos los sistemas estelares sufre y muere. Luego hay una leve divergencia de papeles, de esas que tanto gustan a los oráculos: a la vez que se hace una alusión clara a la famosa "Orden 66", la que hace que las tropas clon maten a los Jedi, se habla también de que el mismo Santo Padre (ahora sí Anakin, más claro que el agua) debe postrarse ante la figura que le espera en lo alto de la cima: ¿Palpatine de nuevo? Y entonces muere, evidentemente, asesinado por su nueva identidad (o sea, que se cumple lo que le dijo Ben a Luke: "desde cierto punto de vista, Darth Vader asesinó a tu padre, Anakin Skywalker"), totalmente apesadumbrado por el dolor (por la traición de Obi-wan y la enfermedad incurable de Padmé) y dispuesto a cambiar el destino de la galaxia.
Por último, los "dos ángeles". El Santo Padre es padre de algo, ¿no? Anakin tuvo dos hijos: Luke y Leia, quienes derrotarían al Imperio en la Saga Original, y ahí enlazando con las primeras pelis.

Venga... es que no me digáis que no es de coña...
¿Quién es el Señor Oscuro del Sith? ¿Izquierda o derecha?

Bien, y todo esto es debido a... ¿qué? Pues debido a una sencilla razón: George Lucas estaba totalmente seguro de que, después de tener la gran idea de Star Wars, no iba a hacer nada de nada aparte de enriquecerse a costa de su Gran Idea. Además, las mejores películas de tooooda la Saga (los Ep. V y VI) no las dirigió él...
Pero como no tenía ni un pelo de tonto, se las arregló para aparecerse a tres campesinos sin estudios, 80 años antes y montarles una escena de fliparlo que sería recordada durante años y que influiría en el modo de pensar de miles y millones de personas: los que luego verían las siguientes películas y le permitirían seguir enriqueciéndose. Porque si fuera por los frikis de SW... ¿qué auténtico seguidor y fanático de SW puede decir que le gustaron las películas nuevas? Me atrevo a decir que ninguno. No, al menos, como parte de Star Wars (salvo alguna escena suelta, claro).
Que entonces diréis: ¿y a santo de qué vienen los misterios anteriores, el primero y el segundo? Joder, pues está claro: si no decía algo del estilo católico, ni de coña le iban a creer. Porque se puede estar ido de la olla y alucinar con Cristo, Dios y los Apóstoles y no pasa nada. Pero alucinas con cosas diferentes y te lapidan o te queman vivo.
Como ya he dicho: George Lucas no tiene ni un pelo de tonto.

.

3 errantes soñaron:

copepodo dijo...

Se me han saltado las lágrimas de la risa Rad. ¡Qué digo de la risa! ¡de la emoción de ver revelada al fin la verdad! Reconozco que estaba un poco espeso el otro día buscando una interpretación, esta me parece REALMENTE verosímil. Y ten cuidado, que a la próxima te nombran papa.

Jezabel dijo...

La posibilidad de destruir un planeta es insignificante comparado con... ¡¡¡el papa!!

Radagast dijo...

Lo cierto es que la propuesta mola, Copépodo.

Jez, nena... me molas porque eres friki. Sobre todo cuando haces alarde de un frikismo en el que yo te he iniciado...