Fracaso Global

Llevo días y días sin actualizar. ¿Por qué? Porque estoy que echo chispas. Estaba tan enfadado que ni siquiera tenía ganas de acercarme al ordenador y leer los blogs de los que soy asiduo (ahora tengo que ponerme al día de vuestras cavilaciones, malditos). Y mucho menos de escribir yo. ¿Para qué? Cuando uno está enfadado y deprimido no tiene ganas de hacer nada. Así que me he tenido que obligar a hacerlo.



Todos los que teníamos un mínimo interés, ya fuera positivo o negativo, pusimos nuestros ojos en la capital de Dinamarca entre los días 7 y 18 de diciembre. Era la Cumbre sobre el Clima que se decía difinitiva,  la COP15. De aquí iba a salir el mayor acuerdo ante el más catastrófico problema causado por la humanidad desde que se llama así. Desde Estocolmo-72, con sus titubeantes pasos pero grandiosas aspiraciones, hasta Kyoto-97, veinticinco años después con sus reglas de mercadería sobre las emisiones de gases contaminantes. Pasando por las Cumbres de la Tierra (Río-92 y Johannesburgo-02) y la Convención Marco.

Entonces todavía no se había admitido que el Cambio Global era una realidad. Sólo eran las catastróficas predicciones oraculares de cuatro chiflados que nadaban con ballenas y se encadenaban a centrales nucleares. Ahora es un hecho admitido por la mayoría de la comunidad científica, no-científica y política, y digo "mayoría" porque ya sabéis que sigue habiendo quien no cree que el hombre, con sus actividades, sea capaz de modificar el clima de su hogar. Lo habéis visto. A los que no sabíais os lo he explicado por encima dentro de la serie "Va para ti". Sabéis su importancia.

Bien. El Cambio Global es un hecho. Los gobiernos lo admiten. La ONU lo admite. Entonces, ¿por qué la Cumbre de Copenhague ha sido un fracaso? Porque todo han sido caritas sonrientes, "buenrrollismos", fotos de familia, declaraciones vagas... ¿Dónde está el compromiso? Si tan urgente es ponerles freno a las desastrosas cadenas de acontecimientos provocadas por el actual modelo de desarrollo sostenido, ¿dónde está la firmeza? ¿Dónde los compromisos atrevidos? ¿Dónde?

En casa, junto al Jaguar o encima del Steinway.



Después haré una interpretación de cada uno de los puntos, pero, por ahora y si tenéis ganas de leer, he aquí una traducción no oficial (todavía no hay una oficial) del borrador de los "acuerdos" de Copenhague:

1- Ponemos de relieve que el cambio climático es uno de los mayores desafíos de nuestro tiempo. Hacemos hincapié en nuestra voluntad política firme para combatir de forma urgente el cambio climático, de conformidad con el principio de responsabilidades comunes pero diferenciadas, y con las capacidades respectivas. Para lograr el objetivo último de la Convención de estabilizar la concentración de gases de efecto invernadero en la atmósfera a un nivel que impida interferencia antropogénicas peligrosas para el sistema climático, reconociendo el punto de vista científico de que el aumento de la temperatura mundial debería ser inferior a 2 grados centígrados, y basándonos en la equidad y en el contexto del desarrollo sostenible, tenemos que mejorar nuestra acción de cooperación a largo plazo para combatir el cambio climático. Somos conscientes de los impactos críticos del cambio climático y los impactos potenciales de las medidas de respuesta en los países particularmente vulnerables a sus efectos adversos, y destacamos la necesidad de establecer un programa de adaptación global que incluya el apoyo internacional.

2- Estamos de acuerdo en que se requiere la reducción drástica de las emisiones mundiales, según lo establecido por la ciencia y documentado en el Cuarto Informe de Evaluación, con el fin de reducir las emisiones globales para mantener el aumento de la temperatura por debajo de los 2 grados centígrados, y en el que se han de tomar medidas para hacer frente a ese objetivo en consonancia con la ciencia y sobre las bases de equidad. Debemos cooperar para alcanzar el pico máximo de emisiones mundiales y nacionales tan pronto como sea posible, reconociendo que el plazo para ese pico será más prolongado en los países en desarrollo y teniendo en cuenta que el desarrollo social y económico y la erradicación de la pobreza son prioridades básicas y fundamentales de los países en desarrollo, y que una estrategia de emisiones baja es indispensable para el desarrollo sostenible.

3- La adaptación a los efectos adversos del cambio climático y los impactos potenciales de las medidas de respuesta son un reto que enfrentan todos los países. Se necesita con urgencia reforzar la actuación y la cooperación internacional en materia de adaptación para garantizar la aplicación de la Convención, para facilitar y apoyar la aplicación de las medidas de adaptación dirigidas a reducir la vulnerabilidad y la resiliencia en los países de desarrollo, especialmente en aquéllos que son particularmente vulnerables, y sobre todo en los países menos adelantados, los estados insulares y África. Estamos de acuerdo en que los países desarrollados deberán proporcionar tanto recursos financieros adecuados, predecibles y sostenibles como la tecnología y la creación de capacidad para apoyar la aplicación de medidas de adaptación en los países en desarrollo.

4- Las Partes de Anexo I (países desarrollados) se comprometen a ejecutar, individual o conjuntamente, los objetivos macroeconómicos cuantificados de emisión para 2020, que serán presentados, en el formato que figura en el Apéndice I (una tabla que recoge para cada Parte el compromiso de reducción para 2020 y el año base de referencia para la reducción), por las partes de Anexo I a la Secretaría antes del 31 de enero de 2010 y serán compilados en un documento INF (informativo). Las Partes de Anexo I que son Partes en el Protocolo de Kyoto (que lo han ratificado) deberán fortalecer aún más la reducción de las emisiones iniciada con el Protocolo de Kyoto. El compromiso de reducciones y la financiación por parte de los países desarrollados serán medidas, comprobadas y verificadas, de conformidad con las directrices actuales y con las que adopte la Conferencia de las Partes, y se asegurará de que la contabilidad de dichos objetivos y la financiación sean rigurosas, sólidas y transparentes.

5- Las Partes no-Anexo I de la Convención (países en desarrollo) aplicarán medidas de mitigación, incluyendo aquéllas que se presentarán a la Secretaría por dichas Partes, y en el formato que figura en el Apéndice II (una tabla que recoge para cada Parte las acciones a aplicar), antes del 31 de enero de 2010, para su compilación en un documento INF, de conformidad con los artículos 4.1 y  4.7 (de la Convención, como los demás artículos mencionados aquí) y en el contexto del desarrollo sostenible. Los países menos adelantados y los pequeños estados insulares pueden emprender acciones de manera voluntaria y en base a un apoyo. Las medidas de mitigación que sean posteriormente adoptadas y previstas por las Partes no-Anexo I, incluidos los informes de inventario nacional, se comunicarán a través de las comunicaciones nacionales de conformidad con el artículo 12.1 (b) cada 2 años, basándose en las directrices que adopte la Conferencia de las Partes. Esas medidas de mitigación recogidas en las comunicaciones nacionales o de otra forma y enviadas a la Secretaría se añadirán a la lista del Apéndice II. Las medidas de mitigación adoptadas por las Partes no-Anexo I estarán sujetas a la medición doméstica, la información y la verificación del resultado, de las cuales se informará a través de sus comunicaciones nacionales cada 2 años. Las Partes no-Anexo I comunicarán la información sobre la ejecución de sus acciones a través de las comunicaciones nacionales, con disposiciones para celebrar consultas y análisis internacionales en virtud de directrices claramente definidas que aseguren el respeto de la soberanía nacional. Las medidas de mitigación nacionales apropiadas que requieran apoyo internacional se inscribirán en un registro junto con la tecnología pertinente, la financiación y el apoyo a la creación de capacidad. Estas acciones apoyadas se añadirán a la lista del Apéndice II. Estas medidas de mitigación nacionales apropiadas que sean apoyadas estarán sujetas a la medición internacional, la notificación y la verificación, en conformidad con las directrices aprobadas por la Conferencia de las Partes.

6- Reconocemos el papel fundamental de la reducción de emisiones procedentes de la deforestación y de la degradación forestal  y la necesidad de aumentar la absorción de las emisiones de gases de efecto invernadero por los bosques, y estamos de acuerdo en la necesidad de ofrecer incentivos positivos a esas acciones a través del establecimiento de un mecanismo que incluya a REDD-Plus (reducción de emisiones procedentes de la deforestación, tal como se definió en la hoja de ruta de Bali), para permitir la movilización de recursos financieros desde los países desarrollados. 

7- Estamos decididos a aplicar distintos criterios, incluyendo las oportunidades de utilización de los mercados, para mejorar la relación coste-eficacia de las medidas de mitigación, y para promoverlas. Los países en desarrollo, especialmente aquéllos con economías de baja emisión, deben proporcionar incentivos para continuar desarrollando un camino de bajas emisiones. 

8- Serán facilitados a los países en desarrollo fondos escalables, nuevos y adicionales, predecibles y suficientes, así como la mejora a su acceso, de conformidad con las disposiciones pertinentes de la Convención, a fin de mejorar y apoyar la acción sobre la mitigación, incluyendo la financiación sustancial para reducir las emisiones derivadas de la deforestación y la degradación forestal (REDD-Plus), la adaptación, el desarrollo y transferencia de tecnología y la creación de capacidad, para mejorar la aplicación de la Convención. El compromiso colectivo de los países desarrollados es proporcionar recursos nuevos y adicionales, incluida la silvicultura y las inversiones a través de instituciones internacionales, en una cantidad próxima a 30.000 millones de dólares para el período 2010-2012, con un reparto equilibrado entre la adaptación y mitigación. La financiación para la adaptación será prioritaria para los países en desarrollo más vulnerables, como son los países menos adelantados, los pequeños estados insulares y África. En el contexto de las acciones de mitigación significativa y de la transparencia en la aplicación, los países desarrollados se comprometen con el objetivo de movilizar conjuntamente 100.000 millones de dólares al años hasta 2020 para atender las necesidades de los países en desarrollo. estos fondos provendrán de una amplia variedad de fuentes, públicas y privadas, bilaterales y multilaterales, incluidas las fuentes alternativas de financiación. Nueva financiación multilateral para la adaptación será proporcionada a través de eficaces y eficientes acuerdos financieros, con una estructura de gestión que prevé la igualdad de representación de los países desarrollados y en desarrollo. Una parte significativa de dicha financiación debe fuir a través del Fondo Verde del Clima de Copenhague.

9- Con este fin, se establecerá un Grupo de Alto Nivel bajo la dirección de, y responsabilidad ante, la Conferencia de las Partes para estudiar la contribución de las fuentes potenciales de ingresos, incluidas las fuentes alternativas de financiación, para el cumplimiento de este objetivo.

10- Decidimos que el Fondo Verde del Clima de Copenhague se constituirá como una entidad operativa del mecanismo financiero de la Convención para apoyar proyectos, programas, políticas y otras actividades en los países en desarrollo relacionadas con la mitigación, como son el REDD-Plus, la adaptación, la creación de capacidad y transferencia de tecnología.

11- Con el fin de mejorar la acción en el desarrollo y la transferencia de tecnología decidimos establecer un Mecanismo de Tecnología para acelerar el desarrollo de tecnología y transferencia que apoye las medidas de adaptación y mitigación, que se guiará por un enfoque impulsado por los países y estará basado en las circunstancias y prioridades nacionales.

12- Hacemos un llamamiento para que se complete en 2015 una evaluación de la aplicación de este Acuerdo, a la luz del objetivo último de la Convención. esto incluiría el examen del fortalecimiento de la meta a largo plazo teniendo en cuenta los diversos asuntos presentados por la ciencia, incluso si se refieren a aumentos de temperatura de 1'5 grados centígrados.

Bien, ahora la explicación, reducida a su mínima expresión y para profanos, de estos extensos puntos:
  1. "Reconocemos el problema. Hay que hacer algo entre todos para solucionarlo".
  2. "El objetivo que nos debemos marcar es emitir menos para que el aumento de la Tª no suba de 2 ºC, y sin olvidar el derecho de los países en desarrollo a desarrollarse".
  3. "Los países desarrollados deberíamos proporcionar a los que están en vías de desarrollo los medios para que se desarrollen sin hacer peligrar el objetivo común". 
  4. "Antes del 31 de enero del año que viene, los países desarrollados que se sumen a estos 'acuerdos' debemos presentar nuestros propios objetivos de emisión para 2020".
  5. "Los países en vías de desarrollo también deben presentar sus objetivos. Si necesitan ayuda, se la proporcionaremos. Eso sí, bajo un intenso control".
  6. "Los bosques son nuestros amigos. Lo suyo es que los protejamos si queremos conseguir los objetivos marcados".
  7. "Para que esto funcione aplicaremos distintos criterios. Incluso echaremos mano de los mercados si hiciera falta". 
  8. "Daremos a los países en vías desarrollo en montón de dinero. No decimos cómo, pero fijo que será de un mogollón de maneras y seguro que será 'eficaz' y 'eficiente', faltaría más".
  9. "Nos reuniremos los colegas para ver de dónde sacamos el dinero".
  10. "Al sitio en donde meteremos todo ese dinero lo vamos a llamar de un modo guay".
  11. "Para que los países en vías de desarrollo reciban la tecnología rápidamente, vamos a montar un 'Mecanismo de Tecnología'. Suena bien, ¿verdad?". 
  12. "Al igual que hemos hecho con todas las demás Cumbres y Convenciones, ponemos una fecha, cada vez más tardía, para ver si de verdad de la buena estas reuniones sirven para algo más que para reunir a los amigotes".
Sólo compromisos vagos, sin definir nada concreto. Y, es más, sin que nada de esto llegue a cambiar o modificar lo dicho ya en Kyoto, hace doce largos años.
El mundo va mal. Pero los gobernantes, los que tienen el dinero y los que tienen el poder, hacen que vaya aún peor.
No sé por qué, pero pensé que, por una vez, iba a ser diferente.



Editado: la traducción del borrador está sacada de aquí, que no me había dado cuenta de indicarlo.

.

7 errantes soñaron:

Siesp... dijo...

¿Y por qué iba a ser diferente? Contra la estupidez, los propios dioses luchan en vano.

"Nos ponemos de acuerdo en que antes de 2020 hemos de llegar al acuerdo de un compromiso para acordar que en 2050 estaremos en condiciones de pensar en llegar al acuerdo definitivo que intentaremos en primera instancia en 2100"

Y mientras, la Tierra a tomar por culo.

Rad, siempre afirmé que "a la fuerza ahorcan", es decir, esto no tendrá arreglo hasta una sacudida del planeta que inunde el metro de Nueva York o devaste Shanghai. Ese día, Europa debería proponer emitir más CO2 para farantizar la producción y terminar reventandolo todo. En fin, no sé ni lo que digo, pero también estoy muy cabreado.

Pásalo bien.

Hugo dijo...

Yo de mayor quiero ser conservador.

Radagast dijo...

Siesp, no, si razón tienes. El tema es que muchas veces peco de demasiado optimismo. Me quedo con tu propuesta. Si se va todo a tomar por culo, lo haremos con estilo.

Hugo, ni puta idea de ese estudio. Lo he ojeado por encima y me está entrando la risa. Lo leeré con más calma y ya diré si acabo a carcajada limpia o a lágrima viva.

Un saludo a ambos.

marcelino dijo...

Vaya post. Se ve como muy resumes en los doce puntos que todo es "un cuentu". Reuniones paquí, reuniones pallá y el clásico tuya-mía-pásamela-que te la paso y hala casi todo pa más adelante. Y luego dírán aquello que es un paso pequeño pero muy importante...Ha sido un fraude y cada día que pasa se da uno cuenta que mayor. Saludos y hasta otra.

copepodo dijo...

La verdad es que ha sido un despropósito, pero se veía venir.

eulez dijo...

Siesp tiene razón. El problema está en la producción, el mercado y el capitalismo en general ¿cómo se van a hacer cambios profundos cuándo el problema es el modo de vivir, de consumir, de producir? La única manera es a través de una catástrofe, que un maremoto arrase New York y que se demuestre que es debido al clima. Entonces, todo el mundo se pone las pilas. Pero hasta que eso no ocurra ¿para qué cambiar las industrias? ¡Es demasiado caro y no da beneficios!

Radagast dijo...

El problema, Eulez (bienvenido, por cierto), es que has dado en el clavo. Uno de los argumentos estrella de todo el tinglado "negacionista" es que para qué coño nos vamos a preocupar de algo que, tal vez sí o tal vez no, pase dentro de 50 o 100 años. En ese tiempo toda esta gente llevará sus añitos muerta y enterrada. Pero mis hijos no y yo, con un poco de suerte, tampoco.

Como dicen Marcelino y Copépodo, en realidad nos esperábamos que sucediera tal y como pasó.

Un saludo a todos!