La vida del postgraduado

Tras seis días en Charrolandia, vuelvo de nuevo al ruedo.
Jez me ha tenido esclavizado todos estos días, ayudándola a terminar la presentación de la defensa de su tesina y corrigiendo el propio texto de la memoria del trabajo. Seis días de nervios, prisas y demás. Seis días sin acercarme al ordenador más que para ayudar a Jez con el Open Office. Yo de un lado para otro a imprimir las nuevas copias para el tribunal, ella acojonada porque ni se lo iban a aprobar (y mucho menos ponerle el cum laude que casi siempre se concede a este tipo de trabajos), los dos más nerviosos que una tarrina de gelatina...

Y al final todo bien. Si hasta fue gente a ver la defensa de la tesina. Y digo más: hasta fueron los medios de comunicación (espero, Jez, que hayas pillado un ejemplar de "La Gaceta").

Mientras, lo último que sé de mi máster es que parece ser que los coordinadores ya tenían pensado entregar las actas fuera del plazo normal. ¿Cuándo? No sé, pero después del cierre del plazo. Es decir, en cualquier momento desde el 1 de octubre hasta el comienzo de una nueva era glaciar. Pero es que incluso esto puede mejorarse: los coordinadores ni siquiera saben (tras haber dirigido ya varios másters) qué coño tenemos que hacer los alumnos una vez que las actas estén entregadas. Suponen que se pondrán en contacto con nosotros en algún momento. ¡Suponen!

En fin, aquí cada tonto con su tema mientras yo espero a saber si me dan el papelito o no... La Administración funciona mal en todos los lugares y ámbitos del territorio español. Pero es que lo de las Universidades es de escándalo.

.

4 errantes soñaron:

Siesp... dijo...

Rad, ¿dónde está eso?, Rad, ¿donde has dejado lo otro?... y la niña más nerviosa que medio flan.

¿Se han acabado ya las carreras y nervios? No. Ahora vienen más carreras... ¡y tú enfermito de una rodilla!

Bueno, estamos con vosotros.

Ixchel dijo...

Las universidades no funcionan bien, directamente. El "no sé de qué me hablas, llamaré ... pásate más delante", es la frase que hay que saber decir para trabajar en la administración de la universidad. Al menos, de la mía. Paciencia, paciencia, y más paciencia.

Bichejo dijo...

Al menos la niña ha terminado dignamente, aunque a punto hemos estado de perder todos la salud mental, ella la primera!!!

Qué ganas tengo de veros, jodíos!! JARL!!!

Radagast dijo...

Siesp, sí algo así fue. Cada vez que yo maldecía por alguna particularidad no consentida de Windows, Jez se llevaba las manos a la cara, acojonada. Pero todo salió bien.

Ixchel, cuánta razón tienes, hija.

Bich, la salud mental de Jez no es un tema de conversación que se pueda discutir en público. Firmé unos papeles por eso mismo.
JARL!!!